Constitución local garantizará inversión de 2% a ciencia y tecnología

La Constitución de la Ciudad de México, a través de las leyes secundarias, garantizará la canalización de al menos dos por ciento del presupuesto local para impulsar la ciencia y la tecnología...

La Constitución de la Ciudad de México, a través de las leyes secundarias, garantizará la canalización de al menos dos por ciento del presupuesto local para impulsar la ciencia y la tecnología, aseguró el asambleísta Víctor Hugo Romo.

El presidente de la Comisión de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) expresó su compromiso de hacer valer el espíritu del Constituyente.

Lo anterior, dijo, para que la Ciudad de México sea la primera entidad, la vanguardia del país, en materia de promoción de la ciencia, la tecnología y la innovación.

Explicó que se trata de que se considere como una inversión a cualquier asignación presupuestal en ese rubro, lo que “nos permitirá desarrollar una sociedad del conocimiento", de libertades que "traerá ventajas competitivas para enfrentar al mundo”.

El legislador perredista manifestó que el país cuenta con “riqueza y capital humano” suficientes para convertirse en el próximo caso de éxito a través del impulso a sus científicos.

“La labor de todos los niveles de gobierno es apoyar a este sector, además que no se debería concebir ningún plan de desarrollo que no tenga como ejes rectores la inversión en el desarrollo científico y tecnológico”.

Comentó que de acuerdo con un estudio del Foro Consultivo, Científico y Tecnológico, el promedio de inversión en relación al presupuesto de egresos en la entidades federativas para ciencia y tecnología para 2014 fue de 0.13 por ciento.

Aunque la Ciudad de México destinó más recursos, es decir 0.20 por ciento, aún es insuficiente para estimular el progreso científico.

En ese sentido, expuso que se dotó a la capital de una Constitución que reconoce el impulso al desarrollo científico y tecnológico como un derecho universal, y que también mandata la creación de un Programa de Desarrollo Científico, Tecnológico y de Innovación con una visión a corto, mediano y largo plazo de hasta 20 años.

Por eso se estableció, a nivel constitucional, una inversión mínima de dos por ciento del presupuesto global, que coloca a la nueva Constitución como la más progresista de América Latina, subrayó.