Cuauhtémoc, el último emperador azteca

Conocido como el último emperador azteca, quien encabezó la defensa de la Gran Tenochtitlán pero también la vio caer ante los conquistadores españoles, Cuauhtémoc nació en el año 1495.De acuerdo con...

Conocido como el último emperador azteca, quien encabezó la defensa de la Gran Tenochtitlán pero también la vio caer ante los conquistadores españoles, Cuauhtémoc nació en el año 1495.

De acuerdo con información de la Enciclopedia Británica, el también sobrino y yerno de Moctezuma II se convirtió en emperador mexica en 1520 debido a la muerte de Cuitláhuac, sucesor del primero.

Según el portal “biografiasyvidas”, fue hijo del emperador azteca Ahuizotl, quien murió cuando su vástago aún era un niño. Recibió una educación de acuerdo con su jerarquía en un calmecac, espacio que combinaba las funciones de colegio y monasterio.

Se casó con Tecuichpo con una de las hijas de Moctezuma II, sucesor de Ahuizotl, y se declaró feroz oponente a los españoles después de la matanza que Pedro de Alvarado, lugarteniente del conquistador Hernán Cortés, emprendió en Tenochtitlan el 23 de mayo de 1520.

Cuauhtémoc (águila que cae), nacido en Tenochtitlan, llegó al poder luego de que Moctezuma II fuera apedreado y asesinado por el propio pueblo azteca al ver su debilidad frente a los españoles, y de que Cuitláhuac, su sucesor, muriera unos meses después por la viruela traída por los españoles.

La fuente recuerda que tras la muerte de Moctezuma II, el pueblo mexica furioso por la matanza emprendida por De Alvarado combatió de tal modo a los españoles que los obligó a huir, ocurriendo lo que se conocer como “La noche triste”, el 30 de junio de 1520.

La muerte de Cuitláhuac llevó a Cuauhtémoc al trono azteca, quien “se había distinguido por su arrojo contra los españoles. Había sido además cacique de Tlatelolco y, pese a sus 24 años, contaba con una notable experiencia militar”, menciona la fuente.

Organizó enseguida la defensa de la Gran Tenochtitlan buscando el apoyo de las urbes antes dominadas por el imperio azteca, pero éstas estaban ya bajo la influencia española, y otras de la región, pero fracasó. Entonces mandó a construir fuertes para resistir el inminente regreso de los conquistadores.

El sitio duró más de tres meses, los mexicas finalmente cayeron y los españoles tuvieron un trato duro con ellos, destruyeron sus templos y palacios, y “Cuauhtémoc fue hecho prisionero el 13 de agosto de 1521, cuando intentaba huir hacia Texcoco”. La Gran Tenochtitlan vio su fin.

En su cautiverio fue torturado con el fin de que revelara dónde se ocultaba el tesoro azteca, y para evitar que organizara una nueva rebelión, Cortés lo llevó consigo a una expedición a lo que hoy es Honduras.

En el trayecto, fue acusado de participar en una supuesta conspiración y entonces Cortés ordenó ahorcar a Cuauhtémoc junto con otros principales aztecas que también llevaba prisioneros, lo cual ocurrió el 26 de febrero de 1522, según el sitio “britannica.com”.

“La caída de la ciudad y la captura y posterior ejecución de Cuauhtémoc puso fin a una de las más brillantes civilizaciones precolombinas”, puntualiza el portal “biografiasyvidas.com”.