“La Vuelta en Bici”, exposición que exhibe 200 años de su evolución

El Museo Nacional de los Ferrocarriles Mexicanos alberga la exposición "La vuellta en Bici", una muestra que engloba el origen, evolución, historia e incidencia de este transporte, al cumplirse los...

El Museo Nacional de los Ferrocarriles Mexicanos alberga la exposición "La vuellta en Bici", una muestra que engloba el origen, evolución, historia e incidencia de este transporte, al cumplirse los primeros 200 años de su invención.

José Antonio Ruiz Jarquín, jefe de museología del Museo, recibió a Notimex para juntos hacer un recorrido en esta muestra que tiene como objetivo principal invitar a la gente, que usa y no usa la bicicleta, para incluirla como un elemento más de la movilidad, de ahí el título de la exposición porque la bicicleta está de vuelta.

En entrevista, explicó que la exhibición abrió sus puertas el pasado 12 de noviembre y permanecerá en el Museo Nacional de los Ferrocarriles Mexicanos hasta el próximo 30 de abril, de martes a domingo de 9:00 a 17:00 horas sin costo alguno.

A lo largo de siete salas los visitantes pueden conocer no sólo el origen de la bicicleta, un objeto que surgió en 1817, sino su evolución en diseño, el empleo de nuevos materiales para hacerla menos pesada, cambios para volverla un vehículo seguro, así como su incidencia en la sociedad porque fue un elemento importante en algunos oficios; incluso, influyó en la emancipación de la mujer.

A través de 30 bicicletas que se distribuyen en 14 temas, así como la exposición de fotografías, videos y cromos, los espectadores realizan un paseo en la historia de este objeto que tiene su origen a raíz de que estalla un volcán en Indonesia, lo que provoca que los pobladores se queden sin caballos y busquen un medio para moverse y salir de la zona, y es así como surge la bicicleta.

La curaduría de la muestra corrió a cargo de Ana Álvarez y Valentina Rojas Loa, y la museografía de Luis Rodríguez y Nils Dallmann.

Ruiz Jarquín, apoyado en imágenes, mencionó que para entonces la bicicleta no era como ahora la conocemos, pues no contaba con pedales, sólo el cuadro y manubrio que permitía a las personas moverse y cargar sus pertenencias.

“Es tiempo después cuando se le ponen los pedales a la bicicleta para crear el concepto de bicicleta segura, tal como la conocemos ahora con la cadena”, comentó al tiempo de mostrar algunos ejemplares de bicicleta escalera, porque había que subir peldaños para alcanzar el asiento de un modelo que adelante tiene una enorme rueda como monociclo mientras que en la parte trasera se sostiene por una diminuta llanta.

También se exhibe como este vehículo antes era para cierto sector de la sociedad, que se fue masificando conforme a la demanda. Se sabe que en el año 1880 había sólo 11 mil bicicletas en Estados Unidos y fue a finales del Siglo XIX cuando ya se producía 1 millón de bicicletas.

En 1896 en México se estima que había 800 bicicletas, por lo que no es raro ver imágenes de la época de Porfirio Díaz donde la bicicleta ya tenía presencia, incluso, los mismos militares hicieron uso de este objeto.

La historia también revela que su evolución llevó a algunos inventores a modificarla en tamaño y material; otros más atrevidos le adaptaron motor, y otros más comenzaron a adaptarla para considerarla como un elemento recreativo que les permitiera moverse hacia otros horizontes.

“Para aquellos que no usan la bicicleta, ver la exposición les gusta mucho y les provoca la intensión de aprender a andar en este transporte. La bicicleta para muchos, fue la primera experiencia de libertad, de sentir el aire y correr, y ahora se puede andar en bici en la ciudad donde se cuenta con ciclovías, como es el caso de Puebla”, mencionó.

"La Vuelta en Bici" es una exposición que, a diferencia de otras muestras, no fue creada por artistas, sino por coleccionistas privados nacionales y un extranjero, quienes aportaron parte de su acervo para que los poblanos conozcan de este objeto.

Por ello es que se pueden ver algunos modelos de las bicicletas que se usaron en el combate de flores que se hacían en Puebla, así como las que eran empleadas para algunos oficios como los carteros, el afilador o el panadero.

Por cierto, sobre el panadero se proyecta un video titulado “El equilibrio del bolillo” que habla sobre la destreza del panadero, que en la década de los 40 y 50 fue una imagen icónica en la Ciudad de México.

Se trató de una persona digna de ser admirada al ver como con destreza el hombre puede conducir su bicicleta sin perder el equilibrio al tiempo que portar sobre su cabeza un canasto lleno de pan para repartir.

En el video se muestra como el panadero sortea todo tipo de curvas, esquiva a los automovilistas, así como a los conductores de los camiones, y a los propios peatones; sin embargo, en el camino se topa con la silueta de una mujer bien formada, las únicas curvas que lo desequilibran hasta que choca con el piso, y los bolillos y teleras esparcidos en el pavimento quedan bajo la mirada de los peatones.

Diferentes modelos pueden admirarse pero, sin duda, es "La Vagabundo" la que roba los corazones de los espectadores, un modelo que remonta a los visitantes a la memoria de su infancia, cuando en una Navidad o los Reyes Magos les trajeron su primera bicicleta.

Además, también se exhibe un ejemplo de la bicicleta de bambú, una propuesta por tener un transporte amigable con el medio ambiente; así como el modelo más reciente que es la bicicleta plegable.

“La bicicleta plegable es una propuesta que permite que la persona salga de su casa y se traslade en bici hasta llegar a la estación del tren; doblar la bicicleta y aborda el tren o metro, bajar, desplega, la monta y llega a su destino. Puede volver a plegarla, subir por el elevador y tenerla en su oficina”, comentó.

Las fotografías que se observan en esta exposición son de la fototeca Antica, de Jorge Carretero, y se muestran no sólo en las salas de exhibición, sino en algunos de los vagones de los trenes que permanecen estáticos en el Museo Nacional de los Ferrocarriles Mexicanos, conjuntando así dos tipos de transporte, la bicicleta y el tren.

Además de las fotografías y los cromos, también hay un simulador donde la gente se puede subir y hacer un recorrido virtual por la ciudad de Puebla.

Ruiz Jarquín precisó que esta muestra, antes de llegar a Puebla, se exhibió en el Museo Franz Mayer de la Ciudad de México, y en el Centro Cultural El Amate en Cuernava, Morelos; por lo que representa una gran oportunidad para los poblanos conocer la historia de este medio de transporte.

El Museo Nacional de los Ferrocarriles Mexicanos, además de la muestra, ha organizado una serie de actividades paralelas como charlas, talleres, conferencias, ciclos de cine, todo en torno a la bicicleta.