Migrante salvadoreño busca reencontrarse con su madre en EUA

Con la mente enfocada en una sola idea, reencontrarse con su madre y sus dos hermanos, Fernando, un salvadoreño de 16 años, es uno de los cientos de menores migrantes que año tras año buscan llegar a...

Con la mente enfocada en una sola idea, reencontrarse con su madre y sus dos hermanos, Fernando, un salvadoreño de 16 años, es uno de los cientos de menores migrantes que año tras año buscan llegar a Estados Unidos para reunirse con sus seres queridos.

El saberse lejos de los suyos y la necesidad de amor maternal, propició que Fernando López decidiera hace cuatro meses dejar su hogar en El Salvador para emprender el trayecto hacía Estados Unidos, donde planeaba llegar a Maryland, para estar con sus familiares.

Sin embargo, su sueño se vio frustrado cuando fue detectado por autoridades federales mexicanas quienes lo trasladaron al Centro de Atención a Menores Fronterizos (Camef), en donde es atendido por personal especializado hasta su reintegración familiar en su lugar de origen.

El joven migrante narró que emprendió el viaje desde su país, acompañado de otras cinco personas, que no conocía pero que tenían en común llegar a Estados Unidos.

Detalló que luego de varios días de trayecto logró llegar a esta frontera, en donde junto con los otros migrantes que viajaba, fue detectado por personal de la Secretaria de Marina, dependencia que lo canalizó al Instituto Nacional de Migración (INM) quienes a su vez lo enviaron a las instalaciones del Camef por ser menor de edad.

Recordó que en el trayecto de su viaje no sufrió ningún tipo de violación a sus derechos humanos, al contario, señaló que personas de los estados mexicanos por donde pasaron, les daban ropa, comida y agua.

“Logramos llegar muy bien a Reynosa pero aquí nos topó la marina y nos detuvo y bueno yo llevo aquí 39 días y estoy en espera de que me regresen a mi país” dijo.

Al respecto, el director del sistema DIF Reynosa, Carlos Peña Ortiz, mencionó que tan solo el año pasado, fueron atendidos en las instalaciones del Camef, un total de mil 562 menores de edad, de los cuales 667 fueron mexicanos y 895 extranjeros, principalmente de Guatemala, El Salvador y Honduras.

Con la voz entrecortada, Fernando lamentó no haber llegado con su mamá, quien dijo lo espera en Maryland y que ahora tendrá que regresar a El Salvador, en donde vive con un tío.

Reconoció que esta es la primera vez que sale de su lugar de origen con la intención de llegar al vecino país, no obstante, aseveró que a pesar de lo sucedido, volverá a intentarlo, pues su único deseo es estar con su madre, quien lleva varios años en EU.

Además, describió que para hacer esta travesía, abandonó sus estudios de noveno grado, y que ahora cuando regrese a El Salvador, buscará reincorporarse a la escuela, pero en caso de que no le sea posible, aseguró que se pondrá a trabajar en el campo.

“Mi madre me dice que no me aflija, que espere, que ya llegará el momento para estar nuevamente juntos”, dijo el joven migrante.

Como Fernando, son cientos los jóvenes que llegan diariamente al Centro de Atención a Menores Fronterizos, donde se les proporciona desde su llegada, alimentos, ropa, alojamiento, asistencia médica, psicológica, talleres y la ayuda para regresar a sus lugares de origen.

Por otra parte, Peña Ortiz refirió que ante los anuncios realizados por el presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, se prevé que el número de deportaciones masivas se incremente por esta frontera, en donde los menores que viajan solos, no están excluidos.

En este sentido, enfatizó que para poder atenderlos, en caso de que se diera el aumento de menores migrantes, entablan pláticas con organismos estatales y municipales además de otros de índole internacional, a fin de crear un fondo extraordinario que permita su atención.