Capulhuac, cuna de barbacoa en el Estado de México

La producción y venta de barbacoa de ovino, cocinada en hornos de piedra, es la actividad económica principal de esta localidad, que satisface los paladares de comensales en la Ciudad de México y...

La producción y venta de barbacoa de ovino, cocinada en hornos de piedra, es la actividad económica principal de esta localidad, que satisface los paladares de comensales en la Ciudad de México y otros puntos del Estado de México, cada fin de semana.

Para promocionar este platillo el ayuntamiento, en coordinación con los comerciantes realizan la Feria Internacional de la Barbacoa, en su segunda edición, con muestras gastronómicas, eventos artísticos y culturales.

La feria pretende exponer a los visitantes la calidad del alimento y su proceso de elaboración.

La producción de cárnicos es la actividad económica principal en este municipio; de acuerdo con autoridades en la localidad existen alrededor de 9 mil productores de este alimento y a la semana se matan unos 12 mil ovinos.

Los comerciantes afirman que preparar este platillo es una labor exclusivamente de hombres, pues desde la elección del animal, su matanza, hasta servirla a los comensales es realizado por ellos.

“Esto de la barbacoa, es como la comida de casa, pero hecho por hombres, las mujeres tienen cada una su sazón, aquí igual cada quien tiene su sazón diferente”, declaró Fernando García, productor.

Los fines de semana es cuando comercializan la barbacoa, sin embargo, su preparación comienza días antes. Algunos cocineros cuentan con ganado, pero en su mayoría adquieren los borregos en un mercado de animales, que se realiza los días martes en una localidad vecina.

Luego de matar al ovino, la carne se pone a macerar con especies antes de meterla al horno de piedra para su cocción.

“La barbacoa se deja marinar por lo menos 12 horas, posterior continuamos a preparar el horno, lo calentamos con leña de cinco a seis horas, luego ya metemos la carne, lo tapamos con barro, sellamos con una tapa. En un horno se ocupan pencas de maguey para que la carne no se queme”, explicó Eduardo Martínez, productor.

Para que alcance su consistencia y sabor característico, la barbacoa se cocina mil 800 grados centígrados, acompañada de hierbas de olor.

Del ovino aprovechan la mayoría de sus partes para preparar diferentes platillos como la carne maciza, la sangre frita y las patas del borrego cocidas, que acompañan con consomé del mismo producto.

Otra característica de esta barbacoa es que en los puestos, también se elaboran las tortillas para los tacos, las cuales suelen ser de maíz azul. Además los comerciantes ofrecen a sus clientes varios complementos para acompañar la carne, como salsas y verdura.

Dentro de las actividades realizadas en la feria destacó el un desfile de carros alegóricos y un festival taurino que contó con la participación del rejoneador Pablo Hermoso de Mendoza.

Hasta el 27 de febrero los asistentes podrán disfrutar de muestras gastronómicas, bailes populares, juegos mecánicos, en el recinto ferial del municipio.