> La enfermera española que pasó el ébola deja el hospital en Madrid

La enfermera española que pasó el ébola deja el hospital en Madrid

  • Teresa Romero ha estado treinta días aislada en un centro de la capital española.
  • Los médicos dan el alta a la auxiliar de enfermería con la "confianza" de que no va a suponer un riesgo de contagio.
  • Su perro, Excálibur, fue sacrificado por miedo a que tuviese el letal virus.

Tras pasar un mes ingresada, la auxiliar española de enfermería Teresa Romero ha dejado el hospital madrileño Carlos III tras su contagio por ébola, que fue el primero que se produjo fuera de África Occidental tras el estallido del actual brote.

Antes de comenzar la rueda de prensa, Rafael Pérez-Santamaría, gerente del compejo hospitalario La Paz-Carlos III, ha querido expresar "su más sincero agradecimiento a todo el equipo asistencial".

El equipo médico que ha tratado a Romero estaba formado por más de un centenar de personas, aunque solo una pequeña parte ha comparecido antes los medios: los doctores de la Unidad de Medicina Tropical que han atendido a Teresa Romero: Fernando de la Calle, Marta Mora, Mar Lago, Marta Arsuaga y la enfermera Esther Bellón; acompañados por el jefe de la Unidad de Enfermedades Infecciosas del Hospital de la Paz-Carlos III, José Ramón Arribas; el director gerente del centro, Rafael Pérez-Santamaría y la la subdirectora médica, Yolanda Fuentes,

El equipo médico ha reconocido que temió por su vida en los momentos "más críticos" de su convalecencia, pero ha detallado a su vez que el trabajo y la profesionalidad "han sido máximas" para sacar a la paciente adelante hasta su recuperación.

Decir lo que ha curado a Teresa no podemos decirloPor otro lado, Arsuaga ha remarcado que a día de hoy es complicado determinar qué tratamiento ha funcionado en el caso de Teresa Romero y ha apuntado que su sistema inmunológico seguramente ha tenido "mucha parte" en su recuperación. "Decir lo que ha curado a Teresa no podemos decirlo", ha añadido luego.

Por su parte, José Ramón Arribas ha expresado su "confianza" en que el alta de Teresa no va a suponer un riesgo de contagio: "Estos pacientes, cuando se recuperan, ya no suponen ningún riesgo de contagio. El virus no permanece en el cuerpo. Teresa puede hacer una vida totalmente normal", ha manifestado el doctor. Aún así, Arribas ha querido aclarar que Romero deberá cuidarse pues ha estado un mes en el hospital superando una enfermedad "muy grave".

Los médicos han querido destacar también las enseñanzas aprendidas gracias a este ingreso: "No hemos visto ni un solo contagio fuera del hospital. El principal riesgo es para los sanitarios que atienden a estos pacientes. También hemos aprendido mucho sobre los tratamientos más efectivos para los enfermos de ébola", ha explicado Arribas, que también ha destacado que el ingreso de Romero ha permitido estudiar terapias experimentales para el ébola con sueros de pacientes y antivirales.

En la rueda de prensa también ha hablado una de las enfermeras que ha tratado a Romero: "Yo me sentía segura mientras la trataba. Lo que intentaba siempre era primero relajarme y segundo controlar el miedo, porque estos dos factores son los que te pueden hacer cometer errores", ha dicho.

"Ha habido coacciones"

Sin embargo, la misma sanitaria ha afirmado también haberse sentido "coaccionada" por su decisión de tratar a Romero: "Ha habido coacciones. Yo no he hecho un viaje por eso", ha asegurado. "El rechazo de la población ha sido brutal", ha apostillado.

El pasado 21 de octubre la dirección del hospital confirmó que Teresa Romero había superado la infección tras realizarle con un margen de 48 horas dos pruebas PCR en sangre con resultado negativo.

Romero permanecerá en Galicia mientras desinfectan su casa en Alcorcón

La auxiliar de enfermería, que fue el primer caso de contagio de ébola fuera de África occidental, había atendido en el Hospital Carlos III-La Paz al misionero Manuel García Viejo, que falleció a causa de la enfermedad el 26 de septiembre.

Romero hará su primera aparción pública tras superar la enfermedad a las 13.30 horas, en una comparecencia sin preguntas en el mismo hospital. La comparecencia se realizará antes de viajar a su tierra natal, Galicia, donde permanecerá hasta que terminen de desinfectar su casa en Alcorcón.