Muestra del artista Gerardo Cantú amplía periodo de exhibición

La muestra “Gerardo Cantú. Un mismo amor, vivencias y videncias”, que hace un reconocimiento a la vida del artista mexicano por sus 60 años de labor, extenderá su periodo de exhibición hasta el 23 de...

La muestra “Gerardo Cantú. Un mismo amor, vivencias y videncias”, que hace un reconocimiento a la vida del artista mexicano por sus 60 años de labor, extenderá su periodo de exhibición hasta el 23 de abril en el Museo Mural Diego Rivera.

Dividida en cuatro núcleos, la exposición ofrece una retrospectiva de grabado, dibujo, pintura al óleo y muralismo de Cantú, entre otras disciplinas, con 67 piezas provenientes de colecciones particulares y del artista además de una obra del Museo de Arte Moderno.

Facetas, estilos, técnicas y periodos creativos por los cuales atravesó el artista coahuilense, son expuestos mediante una ruta temporal con piezas realizadas desde sus inicios hasta la actualidad, bajo la curaduría de Magaly Hernández.

El primer apartado “Obra temprana: Europa, retratos y naturalezas muertas” explora los inicios del artista en el Taller de Artes Plásticas de la Universidad Autónoma de Nuevo León, así como en la Escuela Nacional de Pintura, Escultura y Grabado "La Esmeralda".

En la sección “Grabado: puerta al gran público” se incluyen litografías, aguafuertes y experimentaciones como la acrilografía, mientras que en “Amor y humor” se aprecia como el artista retomó la tradición bíblica y literaria para hablar de lo femenino.

El último núcleo de la muestra titulado “La esencia del dibujo” reúne diferentes piezas que Cantú comenzó a cultivar con esta técnica desde su juventud, refirió en un comunicado el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA).

Nacido en Nueva Rosita, Coahuila, en 1934, Gerardo Cantú comenzó su formación a los 16 años en el Taller de Artes Plásticas de la Universidad Autónoma de Nuevo León, posteriormente se trasladó a la Ciudad de México e ingresó a la Escuela de Pintura y Escultura "La Esmeralda".

Se desempeñó como maestro del mismo Taller del que alguna vez fue alumno; obtuvo el Premio de Pintura del Salón de la Plástica Mexicana en 1964, 1969 y 1970, así como el Premio a las Artes UANL en 2011.