Mexicano traficante de mujeres pasará 15 años en cárcel de Nueva York

Una juez de Nueva York sentenció hoy a 15 años de prisión a Paulino Ramírez Granados, miembro de una organización del estado mexicano de Tlaxcala dedicada al tráfico de mujeres.Además, Ramírez...

Una juez de Nueva York sentenció hoy a 15 años de prisión a Paulino Ramírez Granados, miembro de una organización del estado mexicano de Tlaxcala dedicada al tráfico de mujeres.

Además, Ramírez Granados, de 39 años, deberá pasar cinco años de libertad condicional cuando salga de la cárcel e indemnizar con un millón 229 mil dólares a una de sus víctimas, según el veredicto de la juez Kiyo Matsumoto.

Se trata del más reciente miembro de la organización Granados sentenciado por la fiscalía del distrito este de Nueva York, que comenzó a procesar estos casos en 2013, explicó en un comunicado el fiscal Robert Capers.

La sentencia se basó en la declaración de culpabilidad del acusado, ofrecida en julio pasado, por cargos federales relacionados con sus actividades en el tráfico de mujeres para obligarlas a la prostitución en Nueva York.

De acuerdo con la corte, Ramírez Granados colaboró para trasladar a gran número de mujeres jóvenes de México a Nueva York entre los años 2000 y 2010.

Las víctimas eran forzadas a trabajar como prostitutas en esta ciudad y sus zonas conurbadas.

Los miembros de la llamada organización Granados usaban falsas promesas de romance y matrimonio para atraer a las mujeres y convencerlas de viajar a Estados Unidos, a fin de ganar dinero para que pudieran construir hogares y salir de la pobreza.

Las víctimas de la familia Granados también fueron objeto de violencia, amenazas y agresiones sexuales por parte de los acusados.

Paulino Ramírez Granados además embarazó a una de las mujeres, a la que amenazó con no dejarla ver nunca a su hijo si no continuaba prostituyéndose.

De acuerdo con el testimonio de una de las víctimas, los miembros de la organización “prometieron que podíamos escapar de la pobreza si trabajábamos en la prostitución. Pero eso nunca sucedió. Las mujeres que se ven obligadas a la prostitución nunca salen de la pobreza”.

La víctima, identificada con el nombre genérico de Jane Doe número 1, añadió que Ramírez Granados y sus cómplices “fueron los que escaparon de la pobreza a través de mi esclavitud sexual y la de otras mujeres”.

“Veo ahora cómo fui utilizada y obligada a la prostitución con falsas promesas de amor, pese a que nunca recibiera ese amor. Perdí los mejores momentos de mi vida, cuando pude haber estado con mi familia”, lamentó la sobreviviente.

La fiscalía precisó que el proceso contra la organización Granados había sido posible gracias a la colaboración de autoridades de Estados Unidos con sus contrapartes mexicanas mediante acuerdos bilaterales que apuntan a reducir los crímenes de alto impacto en ambos países.

Estos esfuerzos han dado como resultado juicios exitosos tanto en México como en Estados Unidos, incluyendo desde 2009 condenas de más de 50 acusados en juicios celebrados en los estados de Nueva York, Georgia, Florida y Texas, de acuerdo con la fiscalía.