El príncipe Carlos baila al son de 'El sarao' en Campeche

  • El príncipe visitó el corazón del centro histórico de Campeche.
  • Decenas de ciudadanos observaron al príncipe y lanzaron algunas porras.
  • Luego sostuvo una reunión privada en el Salón de Protocolos de la Biblioteca Campeche.
<p>Con pañuelo en mano, el príncipe Carlos siguió los pasos del bailarín, contagiado por el ritmo.</p>
Con pañuelo en mano, el príncipe Carlos siguió los pasos del bailarín, contagiado por el ritmo.
NOTIMEX

El príncipe Carlos convivió con los campechanos en el corazón del centro histórico, donde recibió porras y, de manera inesperada, al son de la
música de "El sarao", estampa tradicional, siguió por un instante, con pañuelo en mano, el paso del grupo de bailarines.

El dignatario inició su recorrido por diferentes stands de artesanías instaladas en el parque principal de la ciudad, en donde había muestra
de trabajos manuales de bordados, tejidos de vestidos tradicionales y urdidos de hamaca de artesanos campechanos. De manera inesperada, el príncipe tomó el pañuelo y siguió los pasos de los bailarines

Acompañado por el secretario de Relaciones Exteriores, José Antonio Meade, y el embajador de México en el Reino Unido, el príncipe recorrió los stands.

También se unieron al recorrido el gobernador de Campeche, Fernando Ortega Bernés y la alcaldesa Ana Martha Escalante Castillo, mientras decenas de ciudadanos, respetando las medidas de seguridad, observaron al príncipe y lanzaron algunas porras.

Sin prisa, el príncipe Carlos recorrió los stands, y mediante un intérprete dialogó con los artesanos, observó la elaboración de sombreros de jipi y luego se detuvo a disfrutar del espectáculo protagonizado por 16 bailarines del Gran Ballet Folclórico del Gobierno del Estado.

Tocaron los temas "Guaranducha" y "Charanga", y posteriormente tocaron la estampa "El sarao", baile tradicional de Campeche, donde de manera inesperada el príncipe tomó el pañuelo y siguió los pasos de los bailarines, lo que provocó un estallido de aplausos, porras y gritos.

Luego se acercó a los campechanos, se dejó tomar fotografías y se despidió en medio de aplausos, para participar en una reunión privada en el Salón de Protocolos de la Biblioteca Campeche, lo que marcó el fin de su gira por la entidad.