prueba NTX

“Yo, Díaz”, de Pedro J. Fernández, es una de las novedades de 2017 lanzada como la historia de un resentimiento vivo llamado Don Porfirio, quien a lo largo de los años ha sido héroe para algunos...

“Yo, Díaz”, de Pedro J. Fernández, es una de las novedades de 2017 lanzada como la historia de un resentimiento vivo llamado Don Porfirio, quien a lo largo de los años ha sido héroe para algunos, villano para otros, y sin embargo, durante un siglo ha sido el hombre más controversial que ha gobernado México.Del autor de “La última sombra del Imperio” y "Los pecados de la familia Montejo”, esta nueva novela refiere que en su lecho de muerte en París, durante su exilio, el expresidente Porfirio Díaz narra, en propia voz y de forma íntima, su vida personal y política, la de sus amigos y familiares más cercanos, y la de políticos y militares que definieron esa época.Entrelaza su biografía con eventos significativos que vivió el país durante el siglo XIX: La Guerra de Reforma, la Segunda Intervención Francesa, el gobierno de Benito Juárez; cuenta cómo sucedió el incidente de “Mátalos en caliente”, las huelgas de Río Blanco y Cananea, el centenario de la Independencia y hasta el inicio de la Revolución Mexicana.*****“La superficie más honda”, de Emiliano Monge, es una reunión de 11 cuentos que dibujan el fantasma de una constelación, y el signo que preside esta constelación no es sino el de la violencia. Es, al mismo tiempo, un bestiario del hombre como lobo de sí mismo: de la árida intimidad del terror familiar, a la voracidad de un linchamiento, físico o mediático.Y como si los personajes fueran peones de una voluntad vaporosa pero total, el destino personal y el devenir social actúan en estos relatos como una intensa fuerza anónima que lo ordena todo. Es decir, que lo disuelve todo con un estilo implacable en el que el autor Monge construye precisas atmósferas de opresión que el lector muy pronto va a sentir.Desde las primeras palabras de cada cuento, se insinúa una vaguedad acechante, un vacío que se expande feroz hasta llevar a los microuniversos a su disolución final. Son agujeros negros de ironía que se abren por todas partes, pero en este caso el humor no ofrece un alivio o una salida, sino que hace aún más profunda la corrosión. Es una novela virulenta.*****“La tentación de las armas de fuego”, de Patrick Deville, con la traducción al español de Claudia Itzkowich, es la sepultura del amor que durante siete años, el narrador siente por una mujer morena a quien llama en secreto la “Gran Infanta de Castilla”. Se descubre ahí a un Stalin en sus años de joven quien le regala un par de pistolas a su antiguo empleador.Desfila también Baltasar Brum de pie sobre el descanso de su puerta, en Montevideo, con un revólver en cada mano, unos segundos antes de su suicidio enigmático; los amores tan tumultuosos de Serguéi Esenin e Isadora Duncan; un duelo entre dos oficiales rusos en el sur del Cáucaso y también, otro duelo sobre el lindo césped del estadio Charléty de París.Igualmente aparece en este texto una hermosa espía abatida a quemarropa en La Habana; la guerrilla de las tribus de Dhofar en el sur de la península arábiga, “como si a nuestros irrisorios amores los acompañase siempre, como música de fondo, el chasquido de las armas de fuego”, de acuerdo con el autor, un abierto francés, viajero y muy cosmopolita.*****“La historia es una literatura contemporánea”, de Ivan Jablonka, asegura que la historia no es ficción, la sociología no es novela, la antropología no es exotismo, y las tres obedecen a exigencias de método. En ese marco, nada impide que el investigador escriba. Conciliar ciencias sociales y creación literaria es intentar escribir de manera más libre y más justa.¿Cómo renovar la escritura de la historia y de las ciencias sociales? ¿Se puede definir una literatura de lo real, una escritura del mundo? ¿Pueden concebirse textos que sean a la vez literatura y ciencias sociales? Jablonka considera que la historia es más literaria de lo que pretende y la literatura más historiadora de lo que cree: ambas son plásticas y abundantes.La escritura sirve para presentar resultados de una investigación histórica, y el despliegue de esta, el cuerpo mismo de la indagación, mientras la literatura produce un conocimiento de lo real. Cuadernos de viaje, memorias, testimonios, diarios, historias de vida, revelan un pensamiento historiador, sociológico y antropológico para ver el presente y el pasado.*****“Cincuenta sombras más oscuras”, de E.L. James, es la segunda parte de “Cincuenta sombras”, la trilogía de reciente alto impacto que repercutió en las pantallas de cine y de televisión. Esta edición especial de la película incluye fotografías y comentarios sobre el rodaje, además de un extracto de la próxima novela, que es contada por Christian Grey.Horrorizada por los oscuros secretos de “Christian”, “Anastasia” decide romper con él, pero el deseo todavía domina sus pensamientos y cuando él le pide retomar su aventura, ella no puede resistirse. Pero al reanudar su insana relación, ella averigua más del terrible y doloroso pasado del arrebatado e intrigante “Cincuenta sombras”, como ella le llama.De esa manera, mientras “Christian” lucha contra sus propios demonios, “Anastasia” debe enfrentarse a la ira y la envidia de las mujeres que la precedieron y tomar la decisión más importante de su vida. De dudoso perfil, la saga ha vendido más de 150 millones de ejemplares en todo el mundo, sumando ocho millones de lectores tan sólo en español.