Publican "El cancionero de la Intervención Norteamericana de 1916"

El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) publicó "El cancionero de la Intervención Norteamericana de 1916", que reúne temas como  "México febrero 23", "Carabina 30-30", "El mayor de...

El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) publicó "El cancionero de la Intervención Norteamericana de 1916", que reúne temas como  "México febrero 23", "Carabina 30-30", "El mayor de los Dorados" y "Jesusita en Chihuahua", entre otros.

Un conjunto de 15 composiciones integran "Las canciones en torno a la Expedición Punitiva. El cancionero de la Intervención Norteamericana de 1916" editado por el INAH, a través del Museo Nacional de las Intervenciones (MNI), en colaboración con la Asociación de Amigos de dicho recinto.

El historiador Pavel Navarro Valdez, adscrito al MNI, construyó la historia de la tercera intervención norteamericana a suelo mexicano, luego de la irrupción de Pancho Villa a Columbus, Nuevo México,  a partir de este material musical.

El proyecto surgió de forma paralela a la exposición "De regreso a Colombus", que se exhibió el año pasado en el Museo Nacional de las Intervenciones, con la idea de ofrecer una forma diferente de adentrarse en ese suceso histórico.

En declaraciones difundidas por el INAH, Navarro Valdez mencionó que la música con su propia clave y lenguaje creó un discurso que sirvió para enaltecer la figura del general Francisco Villa, al tiempo que se burló de los soldados norteamericanos y del propio gobierno de Venustiano Carranza.

“Las canciones son la memoria colectiva de un pueblo, aunque también en determinado momento pueden llegar a ser memoria histórica,  no cuentan con el dato preciso de lo ocurrido, pero están conformadas por emociones, sentimientos y una reinterpretación del fenómeno”, apuntó.

Algunas de las composiciones que se incluyen en el cancionero acompañaron a los combatientes, incluso hubo temas que se escribieron ex profeso para la Intervención.

Entre ellas "The war song 1916", en la que se invitaba a los norteamericanos a ir a la guerra, pero no les gustó y prefirieron marchar con " It's a long  way to tipperary", pieza que estuvo de moda entre los militares ingleses en la Primera Guerra Mundial.

El cancionero compila las letras de las composiciones, acompañadas por fotografías en las que aparecen los dos bandos, así como los textos en los que el historiador reflexiona sobre la forma en la que la música dejó un testimonio de los hechos históricos. 

Se complementa con un fonograma “idóneo para transportar en tiempo y espacio al oyente dentro de este episodio único, colofón del ciclo de la Revolución y la última Intervención Norteamericana”, añadió el investigador.

Pavel Navarro consultó acervos nacionales y norteamericanos, entre los que destacan las fonotecas del INAH y de la Secretaría de Cultura, además de cancioneros sobre la Revolución Mexicana  editados por el INAH y el Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México, así como testimonios en inglés.