David Mourão Ferreira supo enaltecer la poesía y cultura de Portugal

Considerado uno de los más importantes autores portugueses de su generación por obras como “A secreta Viagem”, “In Memoriam Memoriae” y “Cancioneiro de Natal”, el escritor, novelista, poeta y...

Considerado uno de los más importantes autores portugueses de su generación por obras como “A secreta Viagem”, “In Memoriam Memoriae” y “Cancioneiro de Natal”, el escritor, novelista, poeta y dramaturgo David Mourão Ferreira es recordado este 24 de febrero a 90 años de su nacimiento.

Ferreira nació el 24 de febrero de 1927 en Lisboa, Portugal. Desde joven se relacionó con algunos de los más destacados pensadores de la vida cultural y literaria portuguesa como el historiador Jaime Cortesao, el Premio Nobel en 1960 Aquilino Ribeiro y Antonio Sergio, señala el portal “www.buscabiografias.com”.

Se graduó en Filología Románica en 1951 con la tesis "Tres coordenadas de poesía de Francisco Sá de Miranda (1481-1558)”, en la Facultad de Artes de la Universidad de Lisboa.

En esa misma facultad se convirtió en profesor y destacó como organizador y presidente de la materia Teoría de la Literatura, añade el portal “www.portaldaliteratura.com”.

Bajo la dirección del doctor John Smith y el profesor Teófilo de Oliveira Junior, David Mourão debutó en el mundo de las letras con la publicación del artículo "Peralta y Sécias".

Para la década de 1940, el escritor incursionó en la literatura moderna portuguesa con el libro “Los casos de Fernando Pessoa y José Regius”, también publicó sus primeros poemas en la revista "Seara Nova".

Ya inmerso en ese mundo, escribiendo reseñas de libros, así como ensayos, actividad editorial y teatral, en 1950 publicó "The Secret Journey", su primer volumen de poesía.

Realizó colaboraciones con la cantante de fado Amalia Rodrigues (1920-1999) y con los poetas Alexandre O'Neill (1924-1986), Pedro Homem de Mello (1904-1984) para las canciones de los álbumes de la cantante: "Busto" (1962), "portuguesa Fado" (1965) y "¿Cómo Voz" (1970).

En su producción literaria sobresale “Las cuatro esquinas de tiempo” (1958), “Infinito personal” (1962), “Matura Edad” (1973), “Entre la sombra y el cuerpo” (1980), “Antología poética” (1983), “La presencia” (1987) y “El arte de amar” (1992), por mencionar algunos.

Los conocedores de su obra destacan que su poesía se caracterizó por ser clásica y manejar un formato que combinaba los estilos popular y culto. La carrera del escritor se nutrió además con colaboraciones en diversos temas literarios y periodísticos, pero se enfocó en la poesía, participando activamente como crítico y difusor de la cultura portuguesa, marcando varias generaciones de poetas con la impartición de la materia “Teoría de la Literatura” y “Literatura Inglés”.

En sus obras abordó temas relacionados al amor a través de la poesía y la ficción; mientras que en el discurso ensayístico y crítico se mantuvo estricto. Su trabajo se caracterizó por evocar al amor, la armonía, el verso y al equilibrio formal.

Según el portal “www.escritas.org” entre sus poesías destacan “A secreta Viagem” (1950);”In Memoriam Memoriae” (1962);”A Arte de amar” (1967);”Cancioneiro de Natal” (1971); “Sonetos do Cativo” (1974), y “Música de cama” (1994).

En géneros de cuento y novela destacan “Gaviotas en la Tierra” (1959), “Los amantes” (1968), “Los amantes y otros cuentos” (1974), “Las cuatro estaciones” (1980), “Dos historias” (1987) y su publicación póstuma “El recuerdo Panflakaio” (1997).

El autor trabajó como secretario de Estado de Cultura de su país, entre 1976 y 1979; también fue director del diario “A Capital” y de varios coloquios en letras.

Contribuyó al teatro con sus obras “El contrabando” (1956) y “Hermano” (1965), también dentro del género ensayo y crítica publicó “Motín literaria” (1962), temas críticos y literarios “Historia” (1969), “Lámparas en la oscuridad” (1979) y “Bajo el mismo techo” (1989), entre otros.

Su talento como literato lo llevó a traducir las obras: “Las imágenes de la poesía europea” (1972), para el coloquio Voces de la Poesía Europea I y II, así como “Espejos juego. Reflexiones para un autorretrato” (1993).

Por su legado literario y aporte a la poesía, recibió Premio Nacional de Poesía del estado (1972), Premio de Narrativa Pen Club portugués (1986), Gran Premio de Poesía (1988), Gran Premio de Novela de la Asociación Portuguesa de Escritores (1987), entre otros. Mourão Ferreira murió en Lisboa, el 16 de junio de 1996.