Los siete miembros del Ejército detenidos por el caso Tlatlaya son presentados ante el juez

  • La consignación tuvo lugar cerca de la medianoche del viernes.
  • A todos se les acusa de "ejercicio indebido del servicio público".
  • Y a tres de ellos se les imputa "homicidio calificado en agravio de ocho personas".
  • Los siete militares permanecerán en la prisión militar de Ciudad de México, donde están encarcelados desde el 25 de septiembre.
  • Según la CNDH, al menos 15 personas, de las 22 que murieron ese día, habrían sido ejecutadas por los soldados.

Los siete militares implicados en la muerte de 22 personas en el municipio de Tlatlaya, el pasado 30 de junio, fueron puestos a disposición del juez, informaron autoridades.

El Consejo de la Judicatura Federal informó el domingo en un comunicado que la consignación tuvo lugar cerca de la medianoche del viernes.

A todos se les acusa de "ejercicio indebido del servicio público" pero solo a tres, Fernando Quintero Millán, Roberto Acevedo López y Leobardo Hernández Leónides, se les imputa "homicidio calificado en agravio de ocho personas", abuso de autoridad y "alteración ilícita del lugar y vestigios del hecho delictivo".

A otro de sus compañeros, Ezequiel Rodríguez Martínez, se le acusa de encubrimiento "en la hipótesis de no procurar impedir la consumación de un delito".

Los tres militares que quedan sólo con la acusación más leve son Alan Fuentes Guadarrama, Julio César Guerrero Cruz y Samuel Torres López.

Seguirán en prisión

Los siete miembros del ejército mexicano permanecerán en la prisión militar de ciudad de México, donde están encarcelados desde el pasado 25 de septiembre.

Las autoridades habían sostenido que en el incidente, que en un primer momento tacharon de "enfrentamiento", participaron siete soldados y un teniente, pero en el comunicado del poder judicial del domingo solo se hace mención a siete personas cuyos nombres se hicieron públicos por primera vez.

La Comisión Nacional de Derechos Humanos, al dar a conocer los resultados de una investigación propia el pasado 21 de octubre dijo que al menos 15 personas, de las 22 que murieron ese día, habrían sido ejecutadas extrajudicialmente por soldados tras un enfrentamiento en una bodega de San Pedro Limón, una comunidad de la municipalidad de Tlatlaya, en el Estado de México y a más de 200 kilómetros al suroeste de la capital mexicana.

La CNDH también constató intentos de autoridades civiles y castrenses de encubrir los hechos

Sin embargo, sólo en las acusaciones por presentadas ante el juez se especificó que quienes murieron víctimas de homicidio fueron sólo 8 personas.

La comisión, un organismo oficial, también constató intentos de autoridades civiles y castrenses de encubrir los hechos.

"(Es) una de las más graves violaciones a los derechos humanos que se pueden cometer", dijo su presidente, Raúl Plascencia, cuyo informe contradice afirmaciones previas sobre lo que ocurrió ese 30 de junio y revela que funcionarios de la fiscalía del Estado de México, que inicialmente investigó los hechos, también incurrieron en torturas y agresiones sexuales contra al menos dos de tres mujeres que sobrevivieron.

Una de las sobrevivientes dijo hace algunas semanas a The Associated Press que sólo un individuo había muerto en un tiroteo inicial, y que los 21 restantes, incluida su hija de 15 años, habían sido asesinados por soldados cuando ya se habían rendido.

El caso Tlatlaya fue el primero de una serie de sucesos que han puesto en entredicho el compromiso de México con los derechos humanos. EU, Naciones Unidas, la Unión Europea y numerosas organizaciones nacionales e internacionales han exigido al gobierno mexicano una investigación rápida e independiente para esclarecer los hechos.