Inicia conmemoración de 40 aniversario relaciones México-España

México y España iniciaron hoy la conmemoración del 40 aniversario del establecimiento de relaciones diplomáticas, con un recuerdo de las reuniones de París de 1977 que permitieron iniciar esta nueva...

México y España iniciaron hoy la conmemoración del 40 aniversario del establecimiento de relaciones diplomáticas, con un recuerdo de las reuniones de París de 1977 que permitieron iniciar esta nueva etapa bilateral.

El 28 de marzo de 1977, el secretario de Relaciones Exteriores de México, Santiago Roel, y el ministro español de Asuntos Exteriores, Marcelino Oreja, firmaron en la capital francesa las notas diplomáticas con las que rompieron 38 años sin vínculos oficiales.

En la mesa redonda, “Diplomacia recuperada, los encuentros confidenciales de París”, celebrada en Casa de América en Madrid, Oreja reconoció que no tuvo claro que las relaciones se establecerían realmente sino hasta esa fecha, en que ambos cancilleres cerraron la negociación.

En el evento, la embajadora de México en España, Roberta Lajous; el exembajador de España en México, Emilio Cassinello, y la investigadora Luisa Treviño recordaron algunos obstáculos y momentos claves de esta nueva etapa.

“De los 19 establecimientos de relaciones diplomáticas en esos años, hubo muchos importantes como con la Unión Soviética, pero la de México fue la de mayor emoción, la que tuvo una significación especial”, aseguró el exministro español del gobierno de la transición democrática.

A la muerte del dictador Francisco Franco, en noviembre de 1975, México da muestras de interés por acercarse, pero la respuesta es que será hasta que Luis Echeverría deje la Presidencia mexicana porque ese año pidió el aislamiento internacional de España.

El segundo obstáculo fue para México ya iniciados los contactos secretos, y era cómo reconocer a la España monárquica si sus vínculos eran con el gobierno republicano en el exilio, con el que debió romper relaciones sin generar fricciones ni consecuencias.

Oreja, que fue ministro entre 1976 y 1980, recalcó que tras la muerte de Franco, ambos países empezaron los movimientos para acercarse, pero que fue meses previos cuando se intensificaron los contactos en diversos niveles, a nivel político, económico y social.

Recordó que para ello envió al diplomático Amaro González de Mesa, que fue adscrito a la embajada de Costa Rica para avanzar en los contactos, mientras que el propio Roel mucho antes de ser canciller viajó a Madrid.

Al iniciarse el gobierno de José López Portillo, Oreja recibió la llamada de Roel en febrero de 1977, y tras ello ya envió al diplomático Fernando Arias Salgado a hablar con él y otros representantes del gobierno mexicano.

Consideró importante que el 17 de marzo de 1977 en la residencia de Los Pinos se escenificó el fin de las relaciones de México con la II República Española, con el apoyo de algunos republicanos residentes en México.

El excanciller español comentó que había preocupación de Roel ante el hecho de que una legalización del Partido Comunista de España (PCE) abriera reacciones contrarias de la extrema derecha española que afectaran los acercamientos de México.

“Le dije que México no podía perder la oportunidad de tener la iniciativa de reestablecer relaciones, y así fue como propuso el encuentro de París del 28 de marzo en el Hotel Georges V”, recordó.

“Tampoco tenía la seguridad de que ya ese día se iban a establecer las relaciones, pero en la reunión de más de cuatro horas y un almuerzo, revisamos todos los temas, acordamos intercambio de embajadores, visitas de Estado y redactamos el comunicado conjunto”, dijo.

“Fue el momento de mayor emoción por el lugar y las circunstancias, con que se abrían las perspectivas de buenas relaciones entre ambos. Era el final de una anomalía larga entre España y México”, expuso.

Casinello rememoró sus tres residencias en México, la primera a partir que se inicia en 1939 como hijo de exiliados republicanos, en 1978 como consejero Cultural en la embajada y de 1982 a 1985 como embajador.

Del momento de establecimiento de relaciones diplomáticas en 1977, refirió que “el reconocimiento que México hizo de España antes de las primeras elecciones en julio de ese año fue también un estímulo para la construcción de la democracia española”.

“Han sido 40 año muy productivos, de reconstrucción y construcción”, explicó Cassinello y destacó la capacidad de ambos países de evitar que las crisis internas afecten los vínculos iniciados en esta nueva etapa.

A su vez, Treviño narró el escenario histórico que anticipó el restablecimiento de relaciones diplomáticas, que finalmente se inclinó a favor de la iniciativa de México por abrir vínculos diplomáticos con España.

Con este acto iniciaron las actividades del 40 aniversario del establecimiento de relaciones bilaterales, que tendrá un evento principal en torno al próximo 28 de marzo con asistencia de personalidades de México.