Posible salida de Trump de Casa Blanca marcaría peor escenario con Pence

Una posible salida de Donald Trump de la Casa Blanca, “lo que vendría podría ser incluso mucho peor. Este es Mike Pence, el ex gobernador católico, número dos del gobierno más controvertido del...

Una posible salida de Donald Trump de la Casa Blanca, “lo que vendría podría ser incluso mucho peor. Este es Mike Pence, el ex gobernador católico, número dos del gobierno más controvertido del planeta”, señaló hoy la influyente revista colombiana Semana.

“No es frecuente en Estados Unidos la imagen de un presidente que sale de su cargo antes de lo previsto, pero tampoco es extraña”, consideró Semana en un análisis que hizo sobre el controvertido gobierno de Trump.

Muchos ciudadanos todavía “pueden recordar cuando, en 1974, el presidente Richard Nixon, el mismo que empezó la actual guerra contra las drogas, anunció su renuncia en un discurso televisado, a raíz del escándalo de Watergate”.

Sumada a esta imagen “de la realidad, House of cards, la popular serie de Netflix, ofrece otra imagen ficticia de la dimisión de un presidente. En ambos casos, la salida del comandante en jefe de Estados Unidos vino tras una honda crisis de gobernabilidad”.

“Imaginar que Donald Trump no termine su presidencia no es difícil. Casi todos los días desde que se posesionó se han caracterizado por ser polémico. Esto, por supuesto, viene desde el inicio de su carrera electoral a mediados de 2015”, señaló.

Planteó que “casi todos los grandes poderes del país se opusieron a su campaña. Desde su posesión ha habido protestas en todo el país contra sus políticas”.

Pero, además, en “el mes que lleva en la Casa Blanca ya ha renunciado su asesor de Seguridad Nacional, Michael Flynn, a la vez que aún faltan varios de sus secretarios por ser confirmados en el Senado”.

“Y en este momento el presidente afronta el escándalo provocado por la revelación del New York Times de que varios miembros de su campaña tuvieron contactos con el gobierno ruso, acusado el año pasado de haber interferido en las elecciones”, subrayó.

La salida de un Presidente en Estados Unidos, “implica que el vicepresidente asume su cargo, como ocurrió cuando Gerald Ford reemplazó a Nixon en lo que quedaba de mandato”.

“Si Trump se va, Mike Pence, con 57 años, quedaría en la oficina Oval. En comparación con su jefe, Pence ha tenido un perfil más silencioso”.

Subrayó que “sus declaraciones han sido menos explosivas y hasta ahora su labor ha girado en torno a la diplomacia –participando en la comunicación de la Casa Blanca con los demás estados del mundo– y el diálogo del gobierno, sobre todo, con comunidades religiosas. Sin embargo, quizá las acciones pasadas de Pence hablen más y mejor de él que sus palabras como Vicepresidente”.

“Pence se ha caracterizado por defender políticas de claro sesgo religioso y fiscalmente conservadoras. Es, como él mismo se ha descrito, cristiano, conservador y republicano”, apunto Semana.

Lo que venga con Mike Pence “es incierto. No obstante, no es descabellado especular que, según vayan moviéndose las aguas políticas, Pence se acomode a lo que más le convenga”.

“No hay que olvidar que, solo unos días antes de que Trump lo eligiera como compañero de fórmula, Pence había dicho que apoyaba a Ted Cruz. Además, es cercano a Paul Ryan, jefe de bancada republicano”, enfatizó.