Historiador define el teatro como un tesoro cultural de la humanidad

El teatro es uno de los tesoros culturales de la humanidad más impresionantes y por eso hay que pensarlo, aseguró profesor argentino, crítico e historiador teatral Jorge Dubatti (1963).Entrevistado...

El teatro es uno de los tesoros culturales de la humanidad más impresionantes y por eso hay que pensarlo, aseguró profesor argentino, crítico e historiador teatral Jorge Dubatti (1963).

Entrevistado previo a la presentación de los libros “Principios de la Filosofía del Teatro” y “Teatro-Matriz y Teatro Liminal”, en el Foro Rodolfo Usigli en Coyoacán, el doctor en Historia y Teoría de las Artes por la Universidad de Buenos Aires, destacó que el teatro en Latinoamérica está cada vez más fuerte, rico, diverso y poderoso.

“Y esto porque cada vez se tiene mayor institucionalización, me refiero a que cada vez tenemos más leyes, más universidades, espacios de trabajo y relación. Los libros argentinos se están publicando en México y los mexicanos en Argentina, Latinoamérica ésta muy atenta al pensamiento que se está construyendo sobre el teatro.

“Se lleva a escena lo que sucede entre la sociedad, el teatro es una de las formas artísticas que más permiten entender la contemporaneidad, porque el teatro tiene que ver con lo territorial”, subrayó.

El también Premio Academia Argentina de Letras 1989 y autor de más de 100 volúmenes sobre teatro, expuso que para que exista el género, la gente se tiene que reunir en un punto geográfico territorial.

“Tienen que ir los actores, el público y técnicos y esa territorialidad determina el momento histórico, la sociedad para quien se está hablando, los conflictos culturales que suceden en ese momento.

“No es como la literatura que a través de la tecnología del libro, se destorrializa, en cambio el teatro no, no se puede hacer en internet, en trasmisión satelital porque el teatro es tierra, responde a la antiquísima institución del convivió”, indicó.

“En una presentación hay convivio, cuando uno se encuentra con su esposa en la noche, cuando uno va a la cancha; si yo no estuviera aquí e hiciera una transmisión, eso es una destorrialización, no se vive el mismo acontecimiento, sino que estamos a distancia.

“De tal manera que el teatro trabaja con esa zona de experiencia convivial y el teatro es uno de los tesoros culturales de la humanidad más impresionantes y por eso hay que pensarlo”, destacó.

Sobre los textos, Dubatti dijo que la idea es proponer coordenadas nuevas, para pensar el concepto de teatro.

Por un lado, el libro “La Filosofía del Teatro”, sostiene que el teatro es un acontecimiento, algo que pasa y para que ese acontecimiento pase deben suceder tres cosas: reunión de cuerpo presente, lo que llamamos convivio; producción de lo que Aristóteles llamaba poliesis (Poesía) y tiene que haber expectación.

“Y todo esto tiene que ver con la necesidad de volver a pensar la singularidad del teatro, como acontecimiento en el mundo, sobre todo, en un momento en que la palabra teatro se está usando por ejemplo, para los televisores, es decir, un televisor grande es un Home Theater, entonces hay una zona en la que la filosofía del teatro lo que busca es una filosofía de la praxis sobre el acontecimiento del teatro.

Por lo que hace al segundo libro "Teatro Matriz y Teatro Liminal", tiene que ver, según el autor argentino, con una propuesta que hace la filosofía del teatro que es ¿a qué estamos dispuestos a llamar teatro? es decir, ¿cuáles son los fenómenos que entrarían dentro del teatro?

“Esta pregunta del teatro, no es meramente teórica, sino que afecta a la jurisprudencia, a la legislación, políticas culturales, a la pedagogía.

“Lo que se sostiene en el libro, es que habría una gran matriz que engloba muchas cosas y que es un gran tesoro cultural de la humanidad, que es lo que llamo teatro matriz, que vienen de siglos atrás y luego habría ciertas zonas de frontera, de pasaje con otros fenómenos como la vida, la ciencia, etcétera”, dijo.

Para Dubatti, el gran problema que se tiene hoy, radica en la modernidad, especialmente un hombre que se llamaba Hegel, que diseñó una idea de teatro muy pequeña, excluyente y se olvidaron de muchos fenómenos que venían de la historia.

“Por ejemplo, la liminalidad del teatro y el rito en la tragedia griega, la liminalidad, entre el acto cívico y el religioso, la liminalidad entre el teatro y la plaza con el mismo teatro en la comedia, del arte.

“La modernidad anuló lo mejor que tenía el teatro, el concepto se achicó y lo que hacemos ahora es ampliar la idea de teatro para que abarque esos fenómenos que fueron dejados de lado por la modernidad”, explicó.

El experto argentino detalló que las obras presentadas son dos textos de reflexión que están destinados a los actores, a los directores, escenógrafos, y busca una inserción en los fenómenos de la pedagogía, pero también están destinados a políticos culturales y legisladores.