Necesario transformar práctica médica con amor y risas: Patch Adams

Con unos ojos azules, al igual que una parte de su cabello, el activista Patch Adams resaltó la importancia de humanizar la práctica médica, “ninguna cosa buena puede salir de caras tristes”, sostuvo...

Con unos ojos azules, al igual que una parte de su cabello, el activista Patch Adams resaltó la importancia de humanizar la práctica médica, “ninguna cosa buena puede salir de caras tristes”, sostuvo ante estudiantes de la Facultad de Psicología de la Universidad Iberoamericana.

Durante su segunda visita a esa casa de estudios (la primera fue en febrero de 2016), el también cofundador del Gesundheit! Institute refirió que es necesario reorientar la práctica médica al eliminar barreras entre los médicos y los pacientes.

Además, dijo, derrumbar protocolos de jerarquías en los hospitales, en donde los pacientes ya acuden en un estado de vulnerabilidad y un trato médico frío no les permite tener esperanzas; ello, aunado a que se debe comenzar a generar conciencia desde las aulas.

En ese sentido, refirió que las instituciones escolares forman a las personas en conceptos y materias; sin embargo, el trabajo de éstas es personal, al buscar la manera de cambiar la manera en la que se acercan a los pacientes.

La visita de Adams a dicha institución fue como parte de las actividades del programa académico Clown Trip México para impulsar el trabajo de salud comunitaria; ello, para resignificar el papel que desempeñan los profesionales de la salud física y mental.

En el auditorio "José Sánchez Villaseñor" de la Universidad Iberoamericana, la fundadora del Gesundheit Institute, en Illinois, Estados Unidos, Susan Parentis, expuso que los cambios sociales no se aprenden en las escuelas, de lo que se trata, señaló, “es de cambiar los pensamientos de las personas”.

Al respecto, puntualizó que es necesario entender la manera en la que los modelos médicos influyen en la salud de las personas, “no hay beneficios médicos demostrados por estar más serios en los hospitales”.

Adams explicó que sólo se trata de tener creatividad, de buscar el sufrimiento de las personas y tratar de transformarlo en comodidad, con herramientas sencillas como el amor y la risa.

“No hago terapia, yo me involucró con situaciones que conectan, porque no hay mejor comunicación que las palabras. Mi estilo es ver quién está sufriendo, cambiar el sufrimiento por comodidad”, subrayó al recordar el inicio de su carrera como médico de la risa, hace ya 50 años.

Finalizó que una de las ventajas de la actual situación política global es que se “estimulará el activismo social de quienes antes permanecían neutrales”.