UNAM promueve inserción educativa de personas con Síndrome de Asperger

La educación ha mostrado ser eficaz para integrar a la sociedad a personas con síndrome de Asperger, el cual más que un transtorno puede considerarse una variación de la diversidad humana, señaló el...

La educación ha mostrado ser eficaz para integrar a la sociedad a personas con síndrome de Asperger, el cual más que un transtorno puede considerarse una variación de la diversidad humana, señaló el especialista en neuropsicología y académico de la UNAM, Felipe Cruz Pérez.

El profesor de la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) explicó que el Asperger es una condición del neurodesarrollo o variación del desarrollo que influye en la forma en que los individuos dan sentido al mundo, procesan la información y se relacionan con los demás.

Explicó que con el objetivo de brindar atención a este sector de la población, la Facultad de Psicología tiene el Programa de Funcionalización Cognoscitiva y Psicopedagógica para Personas con Síndrome de Asperger, donde ofrecen servicios gratuitos de evaluación y cualificación.

Cruz Pérez detalló que brindan el diseño e implementación de programas personalizados, en un trabajo conjunto con las escuelas, y tienen un programa demostrativo, que permite a los pacientes entrar en una dinámica de reducción o suspensión de tratamiento farmacológico y su inserción en ámbitos educativos.

Muchas de las personas que entraron en el modelo concluyeron una carrera universitaria y ahora se desempeñan en el ámbito profesional, subrayó, y dijo que además de destacar en áreas técnicas, lo han hecho en las ciencias duras, lo que resulta benéfico, porque la mentalidad de la sociedad, en torno a esta problemática ha cambiado.

Planteó que "hemos encontrado que los pacientes presentan procesos de mentalización (atribución, construcción semiótica o autorregulación en el plano neurobiológico, social, cognoscitivo y del aprendizaje) con características peculiares”, con recursos y habilidades que consolidan a través de su desarrollo.

Felipe Cruz precisó que “estamos ante un conglomerado de personas con otras características del desarrollo, que no tendrían que ser patologizadas para ser incorporadas a grupos sociales o victimizadas para tener el derecho de que se les considere dentro de los procesos socioculturales de ciudadanización.

Las personas con Asperger tienen rasgos positivos, como ser altamente educables, con capacidades distintas, además de ser muy racionales. Puede ser que presenten disfunción en el plano de la atención, pero lo compensan con recursos de memoria y abstracción, todo de acuerdo con un comunicado de la UNAM.

Según la Organización Mundial de la Salud, uno de cada 160 niños tiene un trastorno del espectro autista, “afecciones caracterizadas por algún grado de alteración del comportamiento social, la comunicación y el lenguaje, y por un repertorio de intereses y actividades restringido, estereotipado y repetitivo”.