Desarrolladores de vivienda resistirán “vientos en contra”, prevé calificadora

La industria mexicana de desarrolladores de vivienda afronta un año difícil, pero es probable que resistan los “vientos en contra” y mantengan estables sus calificaciones, afirmó S&P Global...

La industria mexicana de desarrolladores de vivienda afronta un año difícil, pero es probable que resistan los “vientos en contra” y mantengan estables sus calificaciones, afirmó S&P Global Ratings.

La calificadora internacional de riego crediticio señaló que este año es complicado para los desarrolladores mexicanos de vivienda por una actividad económica más lenta, mayores tasas de inflación, aumentos adicionales en las tasas de interés y menor confianza de los consumidores.

El analista de S&P Global Ratings, Alexandre Michel, comentó que la incertidumbre en los mercados también afecta el panorama de crecimiento de México, en particular debido a la falta de claridad sobre el futuro de la relación comercial entre Estados Unidos y México.

“También pensamos que la fortaleza del dólar mantendrá la tendencia al alza de los costos de los materiales para construcción, lo que a su vez podría empezar a afectar la rentabilidad de las empresas desarrolladoras de vivienda, aunque hasta ahora han logrado en gran medida proteger sus márgenes”, agregó.

En un reporte, la evaluadora de riesgo crediticio refirió que las condiciones de financiamiento para los compradores de vivienda y para los desarrolladores serán diversas en la industria.

Refirió que el gobierno recientemente anunció un recorte al subsidio de vivienda que afectará a una gran parte de los compradores de unidades de interés social, lo que es una mala noticia para la trayectoria de crecimiento de la industria.

Esta situación, opinó S&P, se compensará con la amplia disponibilidad de financiamiento hipotecario a pesar de que prevemos que la demanda de nueva vivienda podría empezar a disminuir bajo un escenario de mayores tasas de interés.

“No obstante, estimamos que los desarrolladores mexicanos de vivienda que calificamos tienen flexibilidad financiera -mediante su bajo apalancamiento y saludables posiciones de liquidez-para sortear las cada vez más difíciles condiciones del mercado, señaló Michel.

“Por esta razón, esperamos que nuestras calificaciones se mantengan estables en general a pesar de los vientos en contra”, sostuvo.