Canal Once alista nueva temporada de "Yo sólo sé que no he cenado"

Como una enseñanza de vida, llena de recuerdos, anécdotas y gente cálida calificó Bruno Bichir la tercera temporada de “Yo sólo sé que no he cenado”, que a partir del 23 de febrero inicia...

Como una enseñanza de vida, llena de recuerdos, anécdotas y gente cálida calificó Bruno Bichir la tercera temporada de “Yo sólo sé que no he cenado”, que a partir del 23 de febrero inicia transmisiones en Canal Once del Instituto Politécnico Nacional.

A través de la comida, el conductor de la producción, el actor Bruno Bichir, recorre una serie de lugares, da a conocer su historia y su gente, haciendo énfasis en lo que la noche tiene para ofrecer al visitante. Serán 13 capítulos en los que visita igual número de ciudades de la zona centro y occidente del país.

Hambriento de conocimiento y empeñado en descubrir las historias que se ocultan detrás de los platillos y los diferentes lugares que visita de la República Mexicana, Bichir visita desde los puestos callejeros hasta los restaurantes de vanguardia, pasando por cantinas, mercados y merenderos.

Se entrega a los placeres del sabor y la experiencia del lugar; tiene la misión de coleccionar experiencias culinarias y humanas para compartir con el televidente. Su brújula es un estómago vacío que parece decirle siempre: “Yo sólo sé que no he cenado”.

Expuso que cuenta con un formato ya probado, “incluso en el mismo canal se ha reproducido con varios compañeros de forma hermosa, y han sido programas lindos, hubo una sobre exposición del tema, pero nosotros regresamos con nueva temporada.

La dirección y coproducción es de Jorge Zigler, y el fin es "indagar de dónde venimos, quienes somos, cómo estamos conformados y a dónde vamos. Todo es ancestral, y no es que se hable de esa antropología, sino que todo está en el DNA, en el maíz que comemos, y este es un pueblo de maíz”, refirió.

El también director teatral comentó que el programa se centra "en el pueblo, en la gente" y visitó un total de 13 ciudades: León, Ciudad de México, Zacatecas, Huamantla, Teúl, Tlatlaquitepec, Xala, Jerez, Cadereyta, Cuitzeo, Huichapan, Cuetzalan y en los Altos de Jalisco.

Dijo que a diferencia de las otras temporadas donde se asistía a mercados, puestos en la calle, fondas, incluso casas de familias que les abrieron sus puertas y brindaron su comida, para terminar en restaurantes de la nueva alta cocina mexicana, del experimento, del estudio, de las últimas tendencias y exclusividad, en esta ocasión se ofrecerá "algo más íntimo y popular".

Lo anterior, explicó, se debe a la propia ruta trazada para esta temporada, y dijo que “el programa tiene mucha magia, la cual siempre nos encontramos; empezamos en al Ciudad de México, en algunos mercados a los cuales les echamos un vistazo, encontrándonos con alta cocina, pero no de manteles largos, sino de alta calidad y popular, y así comenzó esta ruta y atacamos mucho con mucha gente que nos abrió sus casas, lo cual fue mágico y alexionador”.

Con episodios de 30 minutos cada uno, Bruno Bichir confesó que en su andar por las ciudades antes mencionados comió de todo: pan, gorditas, empeñadas, dulces típicos, incluso recordó que le ofrecieron alacrán pero no lo comió.

“Encontré mucha entrega, magia, sensibilidad; registramos el trabajo ancestral que se hace en los hornos, vimos mucha elaboración de pan y derivados del maíz”, relató.

Estas y otras experiencias, se podrán apreciar todos los miércoles en dicho programa que se transmite por Canal Once del Instituto Politécnico Nacional.