Obtiene libertad autora intelectual del homicidio de heredero Gucci

Patrizia Reggiani, sentenciada a 26 años de cárcel por el homicidio de su marido, Maurizio Gucci, heredero de la casa de moda que lleva su apellido, ha quedado desde hoy en completa libertad a casi...

Patrizia Reggiani, sentenciada a 26 años de cárcel por el homicidio de su marido, Maurizio Gucci, heredero de la casa de moda que lleva su apellido, ha quedado desde hoy en completa libertad a casi 22 años del delito, informó su abogado.

El juez del Tribunal de Vigilancia de Milán dispuso para la mujer la revocación de los más de tres años de libertad vigilada que aún le quedaban por descontar luego de que fue anulada la declaración de peligrosidad social en su contra, dijo a los medios el defensor Danilo Bongiorno.

Reggiani pasó 17 años en prisión y varios más de labores sociales acusada de ser la autora intelectual del asesinato de Gucci, ocurrido la mañana del 27 de marzo de 1995 a las afueras de sus oficinas en la céntrica vía Palestro de Milán.

Un pistolero a sueldo, identificado después como Benedetto Ceraulo, le disparó tres balazos que le causaron la muerte en el acto e hirieron al portero del edificio.

El sicario se dio a la fuga en un auto conducido por su cómplice Maurizio Cicala.

En un inicio los investigadores apuntaron a que el crimen había sido de tinte pasional o vinculado a sus negocios, pues acababa de vender su participación accionaria en la casa de moda por más de 120 millones de dólares.

En enero de 1997, sin embargo, la policía recibió la confidencia de que había dos personas que buscaban ayuda para “darle una lección” a la viuda, que no les quería pagar la cantidad acordada por el homicidio.

Un agente disfrazado de asesino a sueldo infiltró al grupo y descubrió que Ivano Savioni, un portero de hotel, había contratado a los autores del delito por cuenta de su pariente lejana, Giuseppina Auriemma, una “vidente” amiga de Reggiani.

El 30 de enero de ese año fueron arrestados por el crimen la propia Reggiani, Auriemma, Savioni, Ceraulo y Cicala, que fueron enjuiciados. Reggiani fue sentenciada a 29 años de cárcel, la vidente a 25, Savione a 27 y Ceraulo y Cicala a cadena perpetua.

Los jueces determinaron que Reggiani, que había sido abandonada por Gucci por una mujer más joven, buscaba eliminarlo y había hablado de ello no solamente a su servidumbre, sino también a un abogado.

En 2000 un juicio en segundo grado rebajó la pena carcelaria de la mujer bajo el argumento de que poco antes del homicidio había sido sometida a una operación del cerebro que redujo su capacidad de entender.

En 2013, luego de casi 17 años de cárcel, a la viuda Gucci le fue concedida la posibilidad de trabajar externamente en una casa de moda, en octubre pasado terminó de descontar la pena, aunque le quedaban aún más de tres años de libertad vigilada, que ahora le ha sido revocada.

Pero además en enero pasado la Corte de Apelaciones de Milán reconoció el derecho de Reggiani de beneficiarse de una pensión vitalicia como heredera de Gucci de 1.1 millones de francos suizos anuales.