Analistas prevén débil crecimiento para Brasil en 2017

La economía de Brasil crecerá este año apenas 0.48 por ciento, pero la inflación caerá y el Banco Central seguirá bajando los tipos de interés para estimular el crecimiento, que debería situarse en...

La economía de Brasil crecerá este año apenas 0.48 por ciento, pero la inflación caerá y el Banco Central seguirá bajando los tipos de interés para estimular el crecimiento, que debería situarse en torno al 2.0 por ciento el próximo año, según previsiones de analistas del mercado.

Los economistas del boletín Focus –publicación semanal del Banco Central de Brasil- pronosticaron que la inflación caerá este año al 4.43 por ciento, dentro del objetivo gubernamental del 4.5 por ciento.

Ello después de que en enero el aumento de los precios (0.38 por ciento) fuera bajo respecto a los últimos años, lo que abre la puerta a nuevos recortes de las tasas de interés bancario en Brasil, actualmente entre las más altas del mundo con un 13 por ciento.

La caída de la presión inflacionaria permitirá a la institución monetaria brasileña estimular la economía, según los analistas, que creen que a final del año los intereses estarán al 9.5 por ciento.

La bolsa brasileña vive semanas de euforia y supera los 68 mil puntos, mientras la moneda brasileña acumula una apreciación superior al 6.0 por ciento respecto al dólar en lo que va del año.

Un optimismo respecto a la economía brasileña que contrasta con las previsiones del Fondo Monetario Internacional (FMI), pero que según los analistas brasileños se explica por la previsible aprobación de reformas por parte del Gobierno en materia laboral y de pensiones.

El FMI estimó en enero que la economía brasileña tendrá un crecimiento cercano a cero este año, de apenas 0.2 por ciento, un dato casi plano que se produce tras más de dos años de dura recesión que ha contraído cerca del 7.0 por ciento el PIB del país.

De esta forma, la recuperación de la mayor economía de América Latina –que suma siete trimestres en recesión y acumula 12 millones de desempleados- quedaría postergada a 2018, aunque el Gobierno de Brasil prevé que los primeros signos de recuperación aparezcan en el primer semestre de este año.