Embelesa Aida Cuevas con celebración "40 años cantando a México"

Aída Cuevas, una de las máximas exponentes de música vernácula, celebró "40 años cantando a México" de forma inquebrantable, con un concierto mágico en el que combinó diversos géneros de la música...

Aída Cuevas, una de las máximas exponentes de música vernácula, celebró "40 años cantando a México" de forma inquebrantable, con un concierto mágico en el que combinó diversos géneros de la música, rodeada de sus hijos Rodrigo y Diego, de Lila Downs y de Pablo Montero, así como del grande Juan Gabriel.

En el show, en el que Cuevas embelesó al público que acudió al teatro Metropólitan con su canto que recorrió sus casi 40 álbumes discográficos en los que ha interpretado boleros, baladas y tangos, esta noche también rindió homenaje a dos grandes de la canción ranchera: Lucha Villa y Vicente Fernández.

El espectáculo, producción de Sergio Gabriel, comenzó a las 18:52 horas con un video en el que se mostró cómo Cuevas ha dedicado una vida a cantarle con devoción a México.

La intérprete apareció en el escenario con un elegante vestido que mostró el porte con el que se canta la música mexicana, el concierto lo inició con "La noche y tú", "Si nos dejan", "El pastor" y "Te doy las gracias", autoría de Juan Gabriel, de quien dijo que considera uno de los  mejores compositores "a quien ahora extraña", luego de su fallecimiento.

Aída Cuevas posee una voz que le permite cantar de todo y esta noche también el romanticismo estuvo presente con baladas como "Yo te propongo", "Háblame de amor" y "Cómo han pasado los años", al lado de sus hijos Rodrigo y Diego, quienes, dijo, solo han visto a su mamá cantar y esta noche de celebración los quiero invitar a cantar".

Cantó el tango "Por una cabeza", canción incluida en su álbum "De corazón a corazón. Mariachi tango", producción de su hijo Rodrigo Cuevas, con el que se hizo acreedora a un Grammy Latino en 2011.

Como una cantante versátil que es, Cuevas cantó boleros como "La barca", "Contigo"  y "Piel canela".

Para evocar nuevamente al "Divo de Juárez", Cuevas interpretó "Te vas a quedar con las ganas", canción que grabó a los 19 años cuando hizo el primer disco "Aida Cuevas canta a Juan Gabriel", y para sorpresa del público ambas figuras, con ayuda del video, cantaron a dueto "Qué buena suerte".

El tributo a Juan Gabriel continuó con "Quizás mañana", "Te lo pido por favor" y "Te sigo amando", pieza musical con la que concluyó la primera parte del espectáculo que al fondo del escenario apareció un video para ilustrar cada tema.

El Mariachi Juvenil Tecalitlán, integrado por más de una decena de elementos, interpretó un popurrí dedicado al estado de Veracruz con "El torito", "La bruja", entre otros, así como "El cascabel".

Cuevas regresó al escenario con su inseparable traje de charro para recordar a la "Grande de Camargo", y a la que considera la reina de la canción ranchera, Lucha Villa, y así fue que se escucharon los acordes de "Siete versos", "Tú a mí no me hundes", "Tú a mí ya no me interesas", además Cuevas portó un sarape que le envió Villa de regalo.

A continuación, Pablo Montero apareció en el escenario para cantar "Puño de tierra", y luego con Cuevas cantó a dueto del "maestro Juan Gabriel" "Se me olvidó otra vez".

"Desdén", y "Pa' que sientas lo que siento", fueron dos temas que ofreció Cuevas al público con gran sentimiento, así como  "Pa' todo el año", del gran José Alfredo Jiménez.

Otro grande de la música Mexicana, Vicente Fernandez, fue homenajeado con los temas que el pueblo de México lo identifica: "Acá entre nos", "Hermoso cariño", con la que saludó a su nieto; "Las llaves de mi alma"; "Por tu maldito amor" y "De qué manera te olvido". Otra invitada de la velada fue Lila Downs, quien en solitario cantó "Cielo rojo" y después unió su potente voz a la de Cuevas para cantar "No me amenaces".

Ya casi en la recta final se escucharon "Yo creo que es tiempo", "México en la piel" y "Mi ciudad".

A sus padres Alfonso y Carlota les dedicó "Huapango torero" y para dejar manifiesto que la música ranchera es digna de cualquier escenario del mundo, cantó "México lindo y querido", a la vez que agradeció "haber nacido en México: el mejor país del mundo".