Indispensable abatir desigualdad para alcanzar justicia social: Derechos Humanos

A fin de eliminar progresivamente las barreras que impiden alcanzar la justicia social, es necesario implementar una franca lucha contra la pobreza y la creciente desigualdad económica tanto en el...

A fin de eliminar progresivamente las barreras que impiden alcanzar la justicia social, es necesario implementar una franca lucha contra la pobreza y la creciente desigualdad económica tanto en el espacio público como en el privado, estableció la Comisión de Derechos Humanos capitalina.

En un posicionamiento, en el marco del Día Mundial de la Justicia Social, que se conmemora cada 20 de febrero, proclamado por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 2007, el organismo defensor coincidió en la necesidad de consolidar los esfuerzos de la comunidad internacional para erradicar la pobreza.

Asimismo, para promover el empleo y el trabajo decente, la igualdad de género, el bienestar social y la justicia para todas las personas.

Con ese propósito, la CDHDF trabaja de manera coordinada a través de todas y cada una de sus áreas para lograr cada día mejores resultados en la defensa y promoción de los derechos humanos.

Como lo muestran los 33 mil servicios que ofreció en 2016, de los cuales 18 mil consistieron en acciones de orientación y prevención, y 15 mil de protección y defensa.

Asimismo, la comisión emprende constantemente diversas acciones para fomentar y fortalecer una cultura de reconocimiento y respeto a los derechos humanos, en un marco de justicia social para las personas que habitan y transitan en la Ciudad de México.

En ese sentido, para el organismo público autónomo la justicia social constituye un principio fundamental que debe regir en cada Estado, basado en la igualdad de derechos para todas las personas, y con la misma posibilidad para beneficiarse de manera equitativa y justa del progreso económico y social.

Destacó que los objetivos del Día Mundial de la Justicia Social se centran en la erradicación de la pobreza, la promoción del pleno empleo, el fomento de la integración social de los grupos más desfavorecidos, a fin de alcanzar la igualdad entre los sexos y el acceso al bienestar social sin distinción alguna.