Senadora pide informe sobre impacto ambiental de Línea 7 del Metrobús

La senadora Mariana Gómez del Campo Gurza solicitó al Gobierno de la Ciudad de México hacer público el estudio de impacto ambiental del proyecto para la construcción de la Línea 7 del Metrobús que...

La senadora Mariana Gómez del Campo Gurza solicitó al Gobierno de la Ciudad de México hacer público el estudio de impacto ambiental del proyecto para la construcción de la Línea 7 del Metrobús que correrá de Indios Verdes a Santa Fe.

Mediante un punto de acuerdo, la legisladora también pidió someter los autobuses que serán utilizados a una certificación avalada por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) o por el Instituto Politécnico Nacional (IPN), con el propósito de asegurar la disminución de las emisiones contaminantes.

Gómez del Campo Gurza llamó al jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera Espinosa, a establecer mesas de diálogo con los vecinos de las colonias afectadas por la construcción de dicha línea para escuchar sus opiniones e incorporarlas al proyecto.

De acuerdo con información proporcionada por la Secretaría de Obras y Servicios capitalina, la construcción de la Línea 7 del Metrobús, que inició el pasado 1 de diciembre de 2016, tiene un avance de 20 por ciento y su conclusión se prevé para el último trimestre de 2017, refirió la senadora del Partido Acción Nacional (PAN).

Coincidió en que dicha construcción es uno de los proyectos de transporte y movilidad más ambicioso del gobierno local, el cual permitirá cruzar la ciudad de norte a poniente, desde Indios Verdes a Santa Fe, recorriendo Paseo de la Reforma, y traerá beneficios a los capitalinos.

Ello, en materia de movilidad y de medio ambiente, pues la disminución en las emisiones de dióxido de carbono se estima de casi 17 mil toneladas por año.

No obstante, consideró que la construcción de citada obra sí tendrá un impacto ambiental para la Ciudad de México, pues se estima que la obra afectará a 685 árboles, de acuerdo con información publicada en medios de comunicación.

Hasta el día de hoy, agregó, el gobierno local no ha informado a la ciudadanía sobre el impacto al medio ambiente que tendrá el derribo de esa cantidad de árboles, así como del estudio de impacto ambiental que conlleva la ejecución de la obra.

Dijo que el gobierno capitalino tampoco ha cumplido con su obligación de escuchar a la ciudadanía, pues se trata de un proyecto de “impacto importante”, lo que podría constituir una omisión a lo establecido por la Ley de Participación Ciudadana de la Ciudad de México.