Más de 90 por ciento de las bóvedas en panteones de Cancún están abandonadas

Un programa de regularización que inició en noviembre pasado arrojó que el 90 por ciento de las criptas, actualmente en uso, se encuentran abandonadas, poniendo en riesgo de saturación los panteones...

Un programa de regularización que inició en noviembre pasado arrojó que el 90 por ciento de las criptas, actualmente en uso, se encuentran abandonadas, poniendo en riesgo de saturación los panteones de la ciudad, advirtió el director de la Operadora y Administradora de Bienes Municipales (OPABIEM), Luis Peniche González.

En entrevista, precisó que mediante un proceso legal se realizará la exhumación, con el fin de que los restos sean depositados en nichos, de tal forma que estos espacios se liberen y queden otra vez a disposición del municipio.

El funcionario comentó que con la finalidad de brindar una correcta atención y mantenimiento permanente de los panteones municipales, se llevan a cabo acciones de mapeo y levantamiento administrativo de las condiciones actuales de los cementerios.

Precisó que se trata de un proyecto que tiene como objetivo final recuperar de manera legal los espacios de las bóvedas que por años han permanecido en el abandono y de esta forma reactivarlas para tener mayor capacidad.

Peniche González dijo que los dos panteones municipales de la ciudad prácticamente se encuentran saturados, acentuándose más esta problemática en el cementerio “Los Álamos”, donde además la mayoría de las tumbas se encuentran en el abandono por parte de los familiares de los difuntos.

Ante esta situación, indicó que “Los Olivos”, por ser el único panteón municipal activo, está en riesgo de saturarse.

De acuerdo con datos proporcionados por el OPABIEM, el panteón “Los Álamos” tiene en total cuatro mil 500 bóvedas, mientras que “Los Olivos", 11,288 criptas con capacidad de crecimiento de hasta 2,500 más .

Peniche González mencionó que el proceso de levantamiento se encuentra en una etapa muy avanzada y permitirá saber el porcentaje de las bóvedas abandonadas, las que están al día con sus refrendos, así como la que presentan un importante atraso en el pago de estos derechos.

El funcionario detalló que este estudio consiste en que una vez determinado el número de bóvedas abandonadas, mediante un proceso legal se lleve a cabo la exhumación, a fin de que los restos sean depositados en nichos, de tal forma que estos espacios se liberen y queden otra vez a disposición del municipio.

También lamentó que aproximadamente 90 por ciento de las 6 mil 500 bóvedas que actualmente están en uso en todo el municipio, se encuentran abandonadas, lo que limita a esta dependencia para brindar un servicio eficaz o un mantenimiento óptimo.

Dijo que se hará todo lo que esté al alcance de la administración para que los cementerios cuenten con un mantenimiento y la imagen adecuada.

Comentó que a través del programa de refrendos de noviembre y diciembre, cuando se otorgó 50 y 30 por ciento de descuento, se busca concientizar a la población de que cumpla con el pago de derechos, de lo contrario los restos tendrán que ser exhumados y trasladados a nichos para reusar las criptas.

El funcionario agregó que todo este proceso del estudio en los cementerios tardará de unos seis meses, pero al final permitirá obtener un dato más exacto de las condiciones de cada una de las bóvedas y definir las áreas en las que se trabajará.

Adelantó que los hornos de cremación para ambos panteones están en proceso de fabricación, con los que se podrá brindar la cremación más higiénica y digna para los difuntos, con la inversión de 400 mil pesos y que próximamente serán inaugurados.