Estado Islámico responde a ofensiva de Irak con atentados suicidas

Dos atentados fueron cometidos hoy por suicidas del grupo Estado Islámico en el este de la ciudad iraquí de Mosul, en respuesta a la ofensiva lanzada horas antes por el Ejército de Irak para expulsar...

Dos atentados fueron cometidos hoy por suicidas del grupo Estado Islámico en el este de la ciudad iraquí de Mosul, en respuesta a la ofensiva lanzada horas antes por el Ejército de Irak para expulsar a los yihadistas del oeste de la urbe.

En el primer atentado, un kamikaze del EI hizo estallar el cinturón con explosivos que llevaba frente al restaurante My Fair Lady, en el este de Mosul, causando al menos un muerto y siete heridos, mientras otro suicida atacó un mercado en el barrio de Nabi Yunis, con un saldo de dos muertos y cinco heridos.

El atentado en el restaurante es el segundo que tiene lugar en ocho días, pues el pasado 11 de febrero una explosión dejó 14 muertos y 29 lesionados, según fuentes de seguridad iraquíes.

El EI respondió con dos atentados suicidas al inicio de una ofensiva en el oeste de Mosul, bastión del grupo yihadista en Irak, anunciada horas antes por el primer ministro iraquí, Haider el Abadi.

En las primeras horas de esta nueva ofensiva para liberar los barrios occidentales, las fuerzas iraquíes han logrado arrebatar a los yihadistas cinco localidades al sur y suroeste de Mosul, informó el comandante de las Operaciones Conjuntas, general Abdelamir Yarala.

Precisó que las tropas tomaron el control de la localidad de Al Lakaza, ubicada al suroeste de Mosul, donde izaron la bandera nacional sobre los edificios, según el sitio Iraqi News.

En el marco de la ofensiva, la policía también recuperó una estación de electricidad en las afueras de Mosul, mientras las fuerzas nacionales siguen avanzando y rodeando localidades en el suroeste de la urbe.

Ante el avance de las tropas gubernamentales y la posibilidad de cruentos combates con los yihadistas, las agencias humanitarias están preparando ayuda y espacio para acoger entre 250 mil y 400 mil civiles que calculan que podrían huir de la urbe por los enfrentamientos.

Desde hace días, las fuerzas iraquíes insistían en la cercanía del comienzo de la nueva ofensiva en el oeste de Mosul, después de que el Ejército logró en enero pasado expulsar al EI de los barrios del este de la ciudad, dividida en dos por el río Tigris.

Según la organización Save the Children, alrededor de de 350 mil niños están atrapados en el oeste de Mosul, donde las fuerzas nacionales comenzaron este domingo el asalto final al último gran bastión del grupo yihadista.

“Las familias en la zona oeste de Mosul nos dicen que escapar no es una opción. Si tratan de huir se arriesgan a ejecuciones sumarias por parte del EI o bien a ser víctimas de francotiradores o minas", dijo el director para Irak de Save the Children, Maurizio Crivallero.

La conquista de toda la ciudad de Mosul supondrá el final de la presencia del EI en Irak y sería un fuerte revés para el “califato”.

El Ejército iraquí, con el apoyo de los kurdos, las milicias chiitas y la coalición internacional dirigida por Estados Unidos, comenzó el pasado 17 de octubre una gran ofensiva para recuperar Mosul, más de dos años después de haber caído en manos del grupo yihadista.

Desde que comenzó la ofensiva en Mosul, el 17 de octubre pasado, más de 178 mil personas han huido, según el Ministerio de Inmigración, aunque organizaciones humanitarias estiman que la operación podría dejar hasta un millón de desplazados.

Mosul, la segunda ciudad del país y el último feudo urbano del EI en Irak, cayó en manos de los yihadistas en junio de 2014, cuando fuerzas del gobierno abandonaron sus armas y huyeron, lo que permitió a los extremistas apoderarse del norte y oeste del país.