Ven necesarias medidas para prevenir adicciones entre población productiva

Las adicciones afectan la productividad de las empresas, así como la vida de los trabajadores, ante lo cual es necesario adoptar acciones para prevenirlas, atenderlas y rehabilitar a la población...

Las adicciones afectan la productividad de las empresas, así como la vida de los trabajadores, ante lo cual es necesario adoptar acciones para prevenirlas, atenderlas y rehabilitar a la población, señaló la Confederación de Trabajadores de México (CTM).

De acuerdo con un estudio del Centro de Prevención de Adicciones de la central obrera, el uso y abuso de sustancias psicoactivas o adictivas consumidas como drogas legales o ilegales es cada vez más evidente en la sociedad y se convierte en motivo de preocupación al encontrarse con más frecuencia en centros de trabajo.

Apuntó que según la Organización Mundial de la Salud (OMS) la mariguana ocupa el primer lugar entre las sustancias con más adicción en el mundo, seguida por estimulantes (anfetaminas), en tercer lugar la cocaína y los opiáceos en cuarto.

Mientras, dijo, el tabaquismo mata a cinco millones de personas por año en el mundo y de ellas 1.1 millones corresponden al continente americano.

Indicó que en el mundo 60 por ciento de los fumadores ha empezado el consumo de tabaco desde los 13 años y más de 90 por ciento antes de los 20 años.

Sin embargo en México el número total de muertes anuales atribuibles al tabaquismo por enfermedades asociadas es de más de 53 mil, porque seis de cada 10 mexicanos están expuestos al humo de tabaco.

Por eso algunas empresas en el país han puesto en marcha programas específicos para atender a los trabajadores con problemas de adicciones al tabaco, alcohol y drogas, pero todavía resulta insuficiente ese esfuerzo.

Advirtió que ese problema potencializa males mayores en las familias como quebrantos económicos, baja productividad, violencia intrafamiliar y suicidios, entre otros, y se entiende la preocupación de empresas y organizaciones sindicales para aportar soluciones y alternativas a los trabajadores.

Comentó que algunas organizaciones sindicales han tomado con mucha seriedad el combate a las adicciones al desarrollar planes de acción que parten de considerarlas como un problema de salud que afecta al trabajador y su entorno (familia y compañeros de trabajo).

Se debe considerar que un trabajador que tiene adicción a drogas (ya sean legales o ilegales) afecta su desempeño laboral, porque baja su ritmo de trabajo, comienza a ausentarse de su lugar de trabajo y se observa una baja grave en el nivel de profesionalización progresiva que va a influir negativamente en su desempeño y en el de su equipo de trabajo.

Esto revela que una persona con problemas de adicciones trabaja poco y mal, pues la calidad de su actividad se resiente por la torpeza e inhabilidad que provoca estar bajo el efecto de las sustancias que consume y al no estar en sus cinco sentidos comete errores frecuentes que afectan al producto o servicio del que se trate.

Expuso que de acuerdo con la Organización Internacional del Trabajo (OIT) el obrero se enfermará con más frecuencia y gravedad con el paso del tiempo mientras continúe con las mismas prácticas, pues su vulnerabilidad es entre tres y cuatro veces superior al nivel general y están más expuestos a accidentes laborales.

Esa situación enfatizó la CTM, lo convierte en un problema que se debe abordar desde distintos grupos sociales para obtener resultados.