Descubren propiedades de antibiótico en tratamiento de Parkinson

Científicos argentinos, franceses y brasileños encontraron una propiedad de la doxiciclina, un antibiótico de amplio espectro utilizado para tratar afecciones en la piel, que podría tener efectos en...

Científicos argentinos, franceses y brasileños encontraron una propiedad de la doxiciclina, un antibiótico de amplio espectro utilizado para tratar afecciones en la piel, que podría tener efectos en tratamiento de Parkinson.

El estudio expuso que se analizaron sus efectos en enfermedades neurodegenerativas, el medicamento, es utilizado para el tratamiento de infecciones bacterianas como la neumonía, la enfermedad de Lyme, el acné, la malaria y la sífilis.

Al analizar los efectos neuroprotectores del fármaco, los investigadores observaron que su acción reducía la toxicidad de las proteínas involucradas en la enfermedad de Parkison, ello, mediante pruebas de laboratorio con cultivos celulares, sin embargo, refirieron que aún faltan otras etapas de experimentación.

La agencia iberoamericana para la difusión de la ciencia y la tecnología, detalló que de acuerdo con la investigadora Rosana Chehín del Instituto Superior de Investigaciones Biológicas (Insibio), en Tucumán, Argentina, se observó que el medicamento reducía procesos neuroinflamatorios.

“Se observó que disminuye el pasaje al estado tóxico de las neuronas vinculadas al Parkinson. Actúa sobre una proteína, que es la alfa-sinucleina, para evitar que se vuelva insoluble y, por lo tanto, tóxica”, explicó.

Además, el investigador de ese mismo Instituto, Benjamín Socías, refirió que se cuenta con evidencia indirecta del uso crónico de la doxiciclina en otras patologías, porque está probado que no es tóxico en humanos.

A su vez, añadió que se hizo un análisis de la incorporación de proteínas de tipo amiloide en el cerebro, las cuales provocan la formación de agregados tóxicos.

En ese sentido, abundó que “nos interesa la proteína alfa-sinucleina, que cuando se pasa de un estado normal a uno patológico, se vuelve tóxica para las neuronas y las aniquila. Es un proceso muy lento pero se da gradualmente cuando la persona envejece y hasta ahora es intratable”.

Apuntó que se busca el desarrollo de métodos para detectar con antelación la enfermedad de Parkinson, así como de las moléculas que permitan su tratamiento y así evitar la conversión y formación de agregados tóxicos.

En un comunicado, la investigadora, Florencia González Lizárraga, explicó que durante el estudio se trabajó con concentraciones subantibióticas de la doxiciclina, es decir, más bajas, con lo que se podría tratar a pacientes con padecimientos neurodegenerativos y no se generaría resistencia antibiótica.

Detalló que participaron científicos de diversos institutos al considerar disponibilidad de materiales y especialización; así, intervinieron científicos de la Universidad Pierre et Marie Curie de París, de Francia y el hospital Pitié-Salpêtrière de París participó en la parte de biología celular.

La Universidad de Sao Paulo participó con infraestructura física, con un equipo de radiación sincrotrónica, en tanto que las pruebas de fármacos se realizaron en la plataforma del laboratorio Max Planck, de la Universidad Nacional de Rosario, así como el Conicet de Argentina, y los estudios biofísicos en el Insibio.