> Más de cien personas en EU están todavía bajo vigilancia por posible contagio de ébola

Más de cien personas en EU están todavía bajo vigilancia por posible contagio de ébola

  • Mantuvieron contacto con el liberiano Thomas Eric Duncan, fallecido el 8 de octubre.
  • Su período de espera preventino finalizará el 7 de noviembre.

Unas 120 personas están bajo vigilancia por posible contagio de ébola en Estados Unidos al haber estado en contacto con el liberiano Thomas Eric Duncan, fallecido el pasado 8 de octubre en Dallas.

De las 48 personas en la lista original, 43 han superado el período máximo de incubación de 21 días y están libres del virus, dijeron los funcionarios.

"Esos 21 días han concluido", dijo en rueda de prensa este lunes el juez del condado de Dallas, Clay Jenkins, a cargo de coordinar los esfuerzos de autoridades locales para controlar la posible propagación del virus del Ébola, tras diagnosticar aquí el primer caso en todo el país.

Pueden continuar con las actividades diarias normales sin ser monitorizados El grupo de 43 personas está integrado por trabajadores de la salud, contactos familiares y miembros de la comunidad cuyo último contacto posible con Duncan fue el pasado 28 de septiembre.

"Ellos no tienen síntomas del ébola y no están en riesgo de desarrollar la enfermedad, por lo que pueden continuar con las actividades diarias normales sin ser monitorizados para detectar síntomas", dijo Jenkins.

Una persona más dejará de ser monitoreada la tarde de este lunes, debido a que entró en contacto con Duncan horas después que los demás, explicó.

Otras cuatro personas más, integrantes de la familia de Duncan, están cerca también de concluir su periodo de 21 días de aislamiento, precisó Jenkins.

Pero los que atendieron a un hombre liberiano que murió el 8 de octubre en un hospital de Dallas siguen estado en riesgo, junto con dos enfermeras infectadas y sus contactos estrechos. Esto eleva a 120 la cifra de personas bajo vigilancia, cuyo período de espera finalizará el 7 de noviembre, dijo el alcalde de Dallas, Mike Rawlings. Añadió que la cifra puede fluctuar.

"Fue un error" permitir que Vinson volara

Clay Jenkins, administrador del condado de Dallas, dijo desconocer qué autoridad sanitaria permitió a una de las enfermeras, Amber Vinson, subir a un avión el día antes de ser diagnosticada. Vinson contactó a los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) y al condado de Dallas y recibió el permiso para regresar a Dallas después de visitar a su familia en Ohio.

"Fue un error" permitir que Vinson volara, "ofrecemos disculpas", dijo Jenkins en conferencia de prensa.

Con todo, las autoridades sanitarias dijeron sentir cierto alivio al cumplirse el periodo de cuarentena para las personas que habían mantenido contacto estrecho con una víctima de la enfermedad y después de que un susto en un crucero terminara con la embarcación de vuelta en puerto y un análisis negativo de la empleada de laboratorio que iba a bordo.

El Pentágono, a su vez, está formando un equipo para asistir a médicos civiles Mientras tanto, las autoridades federales trabajaban por mejorar su respuesta a posibles casos futuros. Un alto cargo del gobierno dijo que las guías revisadas instan a los trabajadores sanitarios que atienden a pacientes de ébola a vestir trajes de protección "sin piel a la vista".

El Pentágono, a su vez, está formando un equipo para asistir a médicos civiles.

En Dallas, varias personas recibieron autorización el lunes para abandonar la casa en la que estuvieron confinados con guardias armados durante 21 días, el periodo máximo de incubación del virus.

Las personas aisladas tuvieron estrecho contacto con Thomas Eric Duncan, el liberiano que murió de ébola el 8 de octubre en el Hospital Presbiteriano de Salud de Texas. "Quiero respirar, quiero llorar a mi novio, quiero privacidad con mi familia", dijo Louise Troh, la novia del fallecido.

"Quiero respirar, quiero llorar a mi novio, quiero privacidad con mi familia", También terminó el periodo de incubación para una docena de trabajadores sanitarios que coincidieron con Duncan cuando fue al hospital de Dallas por primera vez.

Duncan llegó al hospital con síntomas el 26 de septiembre, le prescribieron tratamiento con antibióticos y lo enviaron a casa. Regresó en ambulancia dos días después, fue ingresado y falleció el 8 de septiembre. Dos enfermeras que le atendieron en la segunda visita —Nina Pham y Vinson— están ahora hospitalizadas con ébola.

El domingo, un crucero de la compañía Carnival Cruise regresó a Galveston, Texas, tras un viaje de siete días marcado por el temor por una trabajadora sanitaria que iba a bordo y que estaba bajo vigilancia por ébola. La supervisora de laboratorio, que manejó una muestra de Duncan, se aisló a sí misma en el barco como precaución.

El doctor Anthony Fauci, responsable del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, dijo que los que habían atendido a Duncan eran vulnerables porque parte de su piel había estado expuesta cuando le asistían.

Las autoridades sanitarias están revisando los protocolos de seguridad. Los anteriores, indicó Fauci, se basaban en un modelo de la Organización Mundial de la Salud para la atención en lugares remotos, a menudo al aire libre y sin formación intensiva del personal sanitario.

Se espera que las nuevas normas establezcan criterios más estrictos, requiriendo trajes de cuerpo entero y capuchas que cubran el cuello de los trabajadores, además de imponer normas para la retirada del equipo y la desinfección de las manos. Además, se requerirá que una persona supervise cómo se ponen y se quitan los trajes.