Avicultores piden cautela en revisión de TLCAN por depender de insumos

El gobierno mexicano debe actuar con cautela ante la eminente renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), ya que cualquier modificación generaría repercusiones socio...

El gobierno mexicano debe actuar con cautela ante la eminente renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), ya que cualquier modificación generaría repercusiones socio-económicas no solo a la avicultura, sino a los consumidores mexicanos.

Así lo aseguró en un comunicado el presidente de la Unión Nacional de Avicultores (UNA), César Quesada Macías, quien expone que el sector tiene una amplia dependencia de insumos estadounidenses para su desarrollo.

Tal es el caso de los granos forrajeros como el maíz, las pastas oleaginosas, el sorgo, así como los pies de cría, pollitos progenitores y pollitos reproductores.

Quesada Macías sostuvo que lamentablemente en el caso de los granos forrajeros, dicha dependencia va en aumento, ya que la producción nacional no cubre las necesidades de la avicultura.

De acuerdo con un análisis de la propia UNA, en 2010 la importación de maíz amarillo realizada por el sector pecuario mexicano fue de siete millones 270 mil 912 toneladas, volumen que llegó a 10 millones 835 mil 589 toneladas en octubre de 2016.

En ese sentido, según los registros durante 2010, el volumen importado de pastas y oleaginosas alcanzó las 888 mil toneladas y para octubre de 2016 llegó a un millón 802 mil 291 toneladas.

“De los totales referidos, 50 por ciento corresponde a importaciones realizadas por la avicultura, exclusivamente”, señaló César Quesada con base en el documento referido.

Asimismo, según se desprende del análisis, para el caso del pie de cría, la situación es similar, ya que en 2010 las importaciones de huevo fértil sumó seis mil 203 toneladas, volumen que para octubre del año pasado llegó a 35 mil 830 toneladas.

En ese sentido, el presidente de la UNA dijo que el TLCAN es benéfico para la industria, porque se accede a insumos imprescindibles para la actividad.

Instó a que las autoridades de la Secretaria de Economía consideren la opinión de los avicultores y en particular de la UNA, al realizar propuestas y contrapropuestas en las eventuales negociaciones con las autoridades estadounidenses.

En el TLCAN, es su capítulo avícola, sólo participan México y Estados Unidos, ya que Canadá excluyó a su sector avícola desde el inicio del acuerdo comercial.