Equipo multidisciplinario evalúa riesgo sísmico en Tijuana y San Diego

Un grupo de científicos e instituciones del sector público y privado de México y Estados Unidos desarrollan una herramienta para evaluar los riesgos sísmicos en zonas urbanas de la frontera de Baja...

Un grupo de científicos e instituciones del sector público y privado de México y Estados Unidos desarrollan una herramienta para evaluar los riesgos sísmicos en zonas urbanas de la frontera de Baja California.

El primer grupo integrado por sismólogos y geólogos, eligió la falla Cañón de la Rosa, en el condado de San Diego, en Estados Unidos, como escenario sísmico, explicó el investigador del Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada (CICESE), Luis Humberto Mendoza Garcilazo.

En el proyecto se creará un sismo de magnitud de 6.9 con una longitud de ruptura de 69 kilómetros, desde la Ciudad de Encinitas al norte del Condado de San Diego en California hasta la frontera con Tijuana, Baja California.

El segundo grupo integrado por ingenieros y arquitectos, deberá realizar un inventario de la zona urbana que especifique cuántos edificios, infraestructura y habitantes pudieran sufrir daños en Tijuana, México, y San Diego, Estados Unidos.

En entrevista con la Agencia Informativa del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), Mendoza Garcilazo dijo que para los trabajos de estimación de daños usan el programa Hazus, que se nutre de datos reales sobre el inventario de edificios y servicios.

A través de dichos informes, el programa lleva a cabo estimaciones y determina si existirán daños o no en una edificación y sus costos de reparación o reconstrucción.

“Sigue dividir la ciudad por delegaciones o zonas y estamos en la formación de grupos de trabajo que la recorran para mapear las edificaciones, ubicarlos con un GPS y saber de qué materiales están construidos”, detalló.

En la tercera etapa se contará con la participación de economistas, los cuales desarrollarán la estimación de costos por posibles pérdidas.

Al tiempo que harán recomendaciones a las autoridades gubernamentales de ambos países para que tomen medidas preventivas, sepan cómo actuar en caso de movimientos telúricos y qué hacer para recuperarse.

“Esto se debe presentar a los tomadores de decisiones y mostrar las consecuencias de un sismo de esas dimensiones, para que se implementen las acciones pertinentes”, indicó.

“La idea es prepararte antes del golpe y para ello, al final se presentarán los resultados en forma de reporte y mapas, para conocimiento de autoridades, instituciones y la comunidad en ambos lados de la frontera”, sostuvo.