Acosa a Macri escándalo por negacionismo de crímenes de dictadura

El presidente de Argentina, Mauricio Macri, quedó acosado nuevamente por un escándalo vinculado al negacionismo de uno de sus funcionarios sobre los crímenes de la última dictadura militar (1976-1983...

El presidente de Argentina, Mauricio Macri, quedó acosado nuevamente por un escándalo vinculado al negacionismo de uno de sus funcionarios sobre los crímenes de la última dictadura militar (1976-1983).

El director de la Aduana, Juan José Gómez Centurión, puso en duda el número de desaparecidos que hubo durante el gobierno de facto y negó que los militares hubieran puesto en marcha un plan sistemático para desaparecer personas.

Las declaraciones del funcionario provocaron una oleada de indignación entre organismos de derechos humanos y dirigentes políticos que exigieron que Macri echara a Gómez Centurión, lo que aun no ha ocurrido.

Desde que asumió Macri, en diciembre de 2015, reaparecieron públicamente los defensores de la dictadura y quienes minimizan los crímenes de lesa humanidad, ya que el propio presidente desestima el número de víctimas.

La larga lucha que llevaron a cabo los organismos de derechos humanos en este país, donde ya han sido condenados más de 500 represores, logró que se consensuara la cifra de 30 mil desaparecidos con base en diversas pruebas.

Sin embargo, Gómez Centurión aseguró en un programa de televisión que “sólo” habían sido ocho mil y que había “22 mil mentiras”, aunque luego se disculpó por si alguien se había sentido “ofendido” con sus dichos.

El año pasado, el ministro de Cultura de Buenos Aires, Darío Lopérfido, también dudó sobre los 30 mil desaparecidos y tuvo que renunciar al cargo ante las protestas que provocaban sus presentaciones públicas.

Macri, por su parte, aseguró en un par de entrevistas que no le molestaba que represores marcharan en desfiles oficiales y dijo que no tenía idea de cuántos desaparecidos había dejado la dictadura.

La semana pasada, el presidente enfrentó las protestas de diversos sectores al eliminar por decreto el feriado del 24 de marzo, día en el que se conmemora el golpe de Estado y se realiza una marcha multitudinaria para exigir que nunca más vuelva a repetirse esta tragedia.

Fue tal la escalada de críticas y reclamos, que el fin de semana el gobierno anunció en un comunicado que daría marcha atrás a la medida, aunque los cambios del decreto de feriados todavía no se publican en el Boletín Oficial.

En medio del debate por el 24 de marzo fue que Gómez Centurión apareció para negar los crímenes de la dictadura con el argumento de que son sus “opiniones”, ignorando que la justicia ya concluyó que sí hubo un plan sistemático de desaparición de personas.

Aliados del gobierno como la Unión Cívica Radical, y partidos de oposición como el Frente para la Victoria pidieron la renuncia del funcionario, al igual que la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, y el Premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel.

La expresidenta Cristina Fernández de Kirchner, por su parte, consideró que “la reiteración de estas manifestaciones entre funcionarios de un mismo gobierno demuestra que no es Gómez Centurión. Es Macri".