Piden líderes y pobladores Warijó atención médica en su región

En Audiencia Pública realizada por la Comisión Estatal para Pueblos Indígenas (COEPI), 17 gobernadores y pobladores Warijó, comentaron que en esa comunidad y sus alrededores existe una carencia de...

En Audiencia Pública realizada por la Comisión Estatal para Pueblos Indígenas (COEPI), 17 gobernadores y pobladores Warijó, comentaron que en esa comunidad y sus alrededores existe una carencia de servicios médicos.

“No hay médicos ni medicinas en los centros de salud y las brigadas médicas han limitado su recorrido”, indicaron y su principal demanda es la construcción, equipamiento y puesta en operación de un hospital en la zona Warijó (Loreto o Arechuyvo).

En un comunicado emitido por el gobierno del estado, se informó que pidieron que se designe un médico permanente y el abasto de medicamento para la clínica de Arechuyvo, así como personal médico y medicinas a la clínica de Loreto.

En ese lugar, dijeron, se registra una alta incidencia de muerte materna, así como ampliar la cobertura de las caravanas e instalar casas de salud en más comunidades de la región.

Señalaron que en educación existe un gran número de personas que no saben leer ni escribir.

Anotaron que los niños se quedan sin escuela, pues algunos planteles no tienen maestros y quienes reciben la educación básica, desde preescolar hasta secundaria, no reciben enseñanza en su idioma Warijó, porque no hay profesores hablantes.

Solicitaron impulsar un programa de fomento a la enseñanza de la lengua madre y que haya presencia del Instituto Chihuahuense de Educación para los Adultos (ICHEA) y del Consejo Nacional de Fomento Educativo (Conafe).

Asimismo, pidieron habilitar una secundaria o telesecundaria en la comunidad de San Juan y un transporte escolar colectivo para poder trasladarse a sus comunidades los fines de semana.

Los jóvenes Warijó plantearon se habilite un albergue en la secundaria de Arechuyvo, e incluir estudios de preparatoria, con biblioteca actualizada, Internet, clases de cómputo, espacios de estudio y canchas deportivas para su formación integral.

Asimismo, se amplíe el servicio de energía eléctrica, pues no obstante que algunas familias indígenas ya cuentan con el servicio de electricidad, hay comunidades y ranchos en donde existen conexiones y en comunidades como Loreto, el cobro es alto.

La población Warijó demandó que se concluya la construcción de la presa en Tojeachi para el suministro de agua a San Juan y el Cuzal.

Este proyecto tiene desde 2015 bajo la responsabilidad de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI), lo que implica el tendido de la red a cargo del municipio, servicio que beneficiaría a todos los habitantes.

El Warijó es uno de los cuatro pueblos originarios del Estado de Chihuahua.

En diálogo directo con el equipo de la COEPI, durante las mesas de trabajo, los pobladores indígenas comentaron que la inseguridad prevaleciente en la zona, tiene grandes consecuencias en el rezago social y humano.

Una de éstas, es que los profesionistas de la salud, la educación y la justicia no quieran acudir a esta región abandonada.

Los gobernadores asistentes a la reunión, concluyeron que la inseguridad y la discriminación han propiciado que haya pocos nombramientos dentro de su sistema de gobierno.

El gobierno tradicional ha dejado de reunirse, lo cual ha debilitado el ejercicio de su gobernanza, al tiempo que la falta de presencia institucional, inhibe la gobernabilidad local, dejando a la población sin la adecuada cobertura de servicios.

Por estos mismos motivos, se han dejado de celebrar las fiestas tradicionales y de comunión como pueblo.

Un acuerdo importante entre la comunidad Warijó y la COEPI fue que esta última apoyará la gestión ante el Registro Agrario Nacional, para actualizar los censos de comuneros y ejidatarios y regularizar los derechos agrarios de la población indígena.

Los gobernadores solicitaron a los tres niveles de gobierno que los tomen en cuenta para cualquier apoyo o ayuda, que desde hace años no les llega.

“No se nos toma en cuenta en la propuesta de proyectos de gobierno, de los cuales algunos no son viables”, dijo Belem Toya.

Por esta situación, piden la celebración de convenios entre gobierno del estado y los gobernadores y comunidades Warijó, para vigilar y supervisar que las obras y proyectos se realicen adecuadamente en beneficio de la comunidad.

“El pueblo Warijó está muy lejos de la ciudad de Chihuahua. La idea de gobernar bien es estar cerca”, expresó María Teresa Guerrero Olivares, titular de la COEPI, quien dijo que la disposición es “trabajar cerca de los pueblos originarios”.

Anotó que “si estamos cerca vamos a entender qué es lo que ustedes necesitan, qué es lo que ustedes quieren y qué es en lo que nosotros podemos apoyar”.

A esta tercera Audiencia Pública, asistieron más de 180 personas. La comunidad de San Juan es centro de organización y reunión de los Warijó asentados en la Mesa de Cereachi, ubicada a cien kilómetros de la cabecera municipal de Uruachi.

El diálogo entablado entre gobierno del estado y los Warijó, abrió las condiciones para desarrollar una efectiva acción de colaboración.