Parlamento canadiense llama a la unidad contra el odio y el miedo

— En el primer día de sesiones en el Parlamento Federal, los líderes de todos los partidos hicieron un llamado a la unidad en contra de la xenofobia y la intolerancia.Conservadores, liberales...

— En el primer día de sesiones en el Parlamento Federal, los líderes de todos los partidos hicieron un llamado a la unidad en contra de la xenofobia y la intolerancia.

Conservadores, liberales, legisladores de centro izquierda y del Partido Verde, todos se unieron este lunes en favor de la unidad de los canadienses y repudiaron el ataque terrorista de la noche del domingo en una mezquita de Quebec, que dejó seis muertos.

El primer ministro, Justin Trudeau, a quien el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, expresó sus condolencias y ofreció “cualquier asistencia que sea necesaria”, afirmó que los canadienses “no nos vamos a intimidar” con este “ataque terrorista” perpetrado contra la comunidad musulmana.

Desde la Tribuna del salón verde, el líder liberal se dirigió al millón de canadienses de origen musulmán para expresar su solidaridad: “Ustedes son muy importantes para nosotros. Este fue un ataque contra Canadá”.

Trudeau fue muy claro en afirmar que lo de anoche en la capital de la provincia francófona de Quebec “no fue un error, fue un ataque terrorista”, un acto de “violencia sin sentido, que no tiene lugar en la sociedad canadiense”.

Exhortó a los 337 legisladores de los cinco partidos políticos a apoyar a las comunidades que representan y a mantenerse unidos.

“Canadá no está quebrado con este acto de violencia. Enfrentaremos el temor y el odio con amor y comprensión. No cerraremos nuestra mente, abriremos nuestros corazones”.

La líder temporal del Partido Conservador, Rona Ambrose, afirmó que este ataque viola una de las libertades que tienen los canadienses, que es "rendir culto, pero sin miedo”.

Agregó que el lamentable hecho demuestra que el país no es inmune al terrorismo.

El líder del Partido Neo Demócrata, Thomas Mulcair, externó que muchos canadienses de origen musulmán no se sienten seguros en sus centros de oración ni en sus comunidades “y no es el tipo de sociedad en la que Canadá cree ni en la que queremos vivir”.

Secundó el llamado a la unidad del primer ministro, denunció la islamofobia y recordó que Canadá no es un país de violencia sino de diversidad, paz e inclusión.

Elizabeth May, líder del Partido Verde, dijo: “Hoy todos somos musulmanes”.

Los legisladores ofrecieron un minuto de silencio para honrar a las víctimas de este ataque contra la comunidad musulmana.

Se espera que esta tarde el primer ministro llegue a la Ciudad de Quebec a la vigilia que se realizará para honrar a las víctimas. La líder conservadora adelantó que también viajará a Quebec.