Este año arrancarán importantes proyectos de conglomerados mexicanos

El sector de conglomerados en México pasa de una etapa de importante inversión a una de implementación, pues varios multimillonarios proyectos comenzarán su arranque en 2017 y mejorarán las...

El sector de conglomerados en México pasa de una etapa de importante inversión a una de implementación, pues varios multimillonarios proyectos comenzarán su arranque en 2017 y mejorarán las perspectivas de generación de utilidades y rentabilidad de las empresas del sector en el largo plazo, destacó Intercam Casa de Bolsa.

Por ejemplo, dijo, está el contrato de suministro de PET con M&G en Corpus Christi, Texas, de Alpek; el cracker de etileno con OxyChem de Mexichen en Ingleside, Texas; la planta de fundición de alta presión de Nemak en Monterrey y la planta procesadora de carnes de Sigma en Burgos, España; entre muchos otros.

“Aunque 2017 será de implementación y habrá costos de arranque, las empresas estarán en posición para pensar hacia adelante y entrar en una nueva fase de inversión”, destacó la casa de bolsa en un análisis del sector.

Indicó que el primer paso lo dio Mexichem con la reactivación de su proceso de fusiones y adquisiciones después de dos años de estancamiento, con la compra de la canadiense Gravenhurst Plastics y de la inglesa Vinyl Compounds Holdings hacia cierre del año pasado, empresas de tamaño pequeño pero que hacen denotar hacia dónde va la estrategia.

A su vez, Alpek firmó en diciembre de 2016, el contrato de compra por Petroquímica Suape y Citepe en Brasil y se espera el cierre de la transacción a mediados de 2017 y Nemak anunció en noviembre la compra de Cevher Döküm, proveedora de piezas complejas de fundición de aluminio para la industria europea, con sede en Esmirna Turquía.

“Seguramente vendrán más anuncios en la misma dirección, ahora que las empresas del sector conglomerados han dejado atrás un ciclo completo de inversión”, destacó Intercam.

Puntualizó que ante el entorno que no está exento de incertidumbre, muchas empresas podrían dejar pasar los primeros 100 días de mandato del presidente estadounidense Donald Trump y los resultados de la renegociación del TLC, antes de tomar nuevas decisiones de inversión.