El presidente francés, Francois Hollande, condenó hoy el atentado “odioso” de la víspera contra una mezquita en el territorio de Quebec, Canadá.

En un breve comunicado, Hollande “denuncia con la mayor firmeza el odioso atentado que ha provocado la muerte de al menos seis personas y numerosos heridos en una mezquita en Quebec”.

El presidente francés consideró que “los terroristas” pretendían “alcanzar el espíritu de paz y de apertura de los habitantes de Quebec”, un territorio francófono de Canadá.

“Francia está al lado de las víctimas y de sus familias. El presidente de la República envía un mensaje de simpatía, afecto y solidaridad al primer ministro de Québec, Philippe Couillard, y al primer ministro de Canadá, Justin Trudeau”, concluyó el mensaje difundido este lunes por el Palacio presidencial del Elíseo.