Fabuloso estar en “Michael Jackson One” del Cirque Du Soleil bailarín

El bailarín y acróbata puertorriqueño, Luis Pérez, quien forma parte del espectáculo “Michael Jackson One”, del Cirque Du Solei, en Las Vegas, Nevada, señaló que es un orgullo pertenecer a la...

El bailarín y acróbata puertorriqueño, Luis Pérez, quien forma parte del espectáculo “Michael Jackson One”, del Cirque Du Solei, en Las Vegas, Nevada, señaló que es un orgullo pertenecer a la compañía, aunque admitió que parte del trabajo es riesgoso.

Dijo que más de 60 artistas diariamente exponen sus vidas durante el show que se sumerge en el mundo musical del fallecido “Rey del Pop”.

Desde 2013, este show da funciones en el Mandalay Bay & Casino, con entradas desde 69 dólares a mil 804 personas, que gozan de actos de acrobacia, baile y efectos visuales que se conectan mediante los éxitos de la superestrella del pop.

Luis Pérez comentó en entrevista con Notimex que todos los integrantes de esta compañía dan lo mejor de sí en cada actuación para mantener la calidad de esa experiencia que Jackson demoró tanto en perfeccionar.

Y aunque no ha habido un accidente, señaló que el riesgo existe en cada escenificación.

“El trabajo de nosotros es peligroso, arriesgamos nuestra vida todos los días, entonces cuesta trabajo laborar en esta compañía con el equipo de Michael Jackson, con el que estamos directamente”, platicó.

Agregó que no es una actividad de que “entras un día y es fácil de hacer”, siempre suceden “cositas”, dijo, pero da gracias a Dios de que nada haya pasado a mayores.

El artista boricua explicó que para evitar riesgos, por lo general ensayan entre dos y tres horas, cuatro días antes de los espectáculos, además de que tienen un entrenamiento físico especial.

“Tenemos el departamento de médicos que nos ayudan en cualquier situación que tengamos”, comentó el acróbata de 32 años de edad.

Algunos de los protagonistas de ese proyecto coinciden en que el principal objetivo de la exhibición es mostrar el legado del intérprete de “Beat it” y “Thriller” con coreografías emblemáticas, más de 500 luces y casi 300 LEDs en 11 monitores de televisión.

Alain Martén Lavalle, quien es el capitán de los bailarines, aseveró que este viaje en la vida del cantante lleva al público a lo mejor de su carrera, en números en los que no hay dobles y en voz del mismísimo “Rey del pop”.

“Desgraciadamente él no está con nosotros, pero lo mantenemos vivo con su música y queremos transmitir su mensaje a las nuevas generaciones”, puntualizó.

Indicó que esta actuación se distingue por tener aparatos especiales, como bungees que con los que no cuentan en otro lugar, con ellos se brincan entre 50 y 60 pies de altura.

“Como bailarín, mi reto ha sido volar por el aire cuando nos amarran, sentir la energía que Michael transmitía a los demás”, dijo el cubano.

Durante la puesta en escena también se da espacio para que los macabros personajes salgan de sus tumbas y bailen al ritmo de “Thriller”.

Se presenta además un espectacular acto de “pole dance”, en el que participa la acróbata originaria de Las Vegas: Jenyne, quien piensa que los trajes utilizados para contar la historia son magníficos.

“En nuestro show la gente ríe, llora, se emociona, tiene todo tipo de sentimientos; nos gusta preguntar a los asistentes qué es lo que más les gustó del espectáculo y la mayoría coincide que es la magia que se derrocha”, subrayó.

Opinó que las personas, de todas las edades siempre se lleva una percepción diferente de la obra, pero la idea en general es de la vida de Jackson, desde que era pequeño, hasta que falleció.

“No todo lo que él vivió fue color de rosa, porque también hubo momentos negativos; era muy perfeccionista”, explicó, y agregó que en ese grupo de trabajo hay muchas opciones para crecer.

Esta artista comenta que el montaje es una montaña rusa y que mucho antes de entrar al circo tuvo 12 años de entrenamiento.