Andrés Parra confiesa que le fue difícil interpretar a Hugo Chávez

Ni sus 25 años de trayectoria, ni su experiencia para realizar papeles controversiales, facilitaron a Andrés Parra personificar a Hugo Chávez en la serie “El Comandante”, pues confiesa que al...

Ni sus 25 años de trayectoria, ni su experiencia para realizar papeles controversiales, facilitaron a Andrés Parra personificar a Hugo Chávez en la serie “El Comandante”, pues confiesa que al principio le dio pena meterse en la piel del ex presidente venezolano.

Para poder entender a Chávez, Parra, quien ganó fama internacional por su rol de Pablo Escobar en la serie “Escobar, el patrón del mal”, tuvo que apoyarse de un método personal, estar por dos años analizando manías, gestos, actitudes, y viendo por más de 400 horas el programa “Aló, presidente”, con el fin de apegarse lo más posible al ex presidente de Venezuela.

“Seguí una metodología muy personal, es un proceso que normalmente parte de la fecha de nacimiento, y de ahí a ver qué dice el zodiaco, posteriormente pasamos a una charla de historia de Venezuela con periodistas, historiadores e intelectuales que nos empaparon a mí y a mis dos directores, Juan Felipe Cano y Henry Rivero y eso terminó en una recomendación de tres libros.

“Lo que hago es tener resultados en dos colores, uno para los hechos históricos y otro para características de personalidad, mañas, hobbies y todo lo que me sirva a nivel interpretativo; esos libros llevaron a otros”, expresó el actor en entrevista con Notimex.

Además de hacer la psicología del personaje, Parra estuvo además acompañado por el equipo de maquillaje, por lo que también se metieron en pruebas de color, en lentes de contacto, y ver si se hacían algunas modificaciones a las características físicas de Parra, como el tipo de nariz o labios.

“A mí me pasa con este tipo de personajes que al principio me da mucha vergüenza el personaje, me siento observado, después empiezas a perder el miedo, tener confianza, tienes que pasar esta etapa del miedo, vergüenza y pena y ya al segundo o tercer mes ya sentí que todo estaba en su lugar, los dos primeros meses fueron difíciles, Chávez era zurdo, es un personaje completo y muy complejo por eso es muy rico de hacer, para los actores es como una sinfonía grande”.

En sus más de 25 años como actor, Parra no ha dejado se sentir miedo o presión, sobre todo al tratarse de una producción como la que se estrenará el próximo 31 de enero por el canal TNT en América Latina bajo el cobijo de Sony Pictures Television.

“Yo pasé mucha pena y miedo, porque además la apuesta de Sony es así, me da el proyecto y al año vuelve a ver lo que yo hice, ese era el susto para mí, yo decía “¿Qué pasará cuando al año me digan ¿En qué estaba pensando? ¿Qué Chávez es ese?, eso no tiene nada que ver, yo lo tengo a usted un año (trabajando), ¿Qué fue lo que hizo? ¿Se fue a pasear o qué?”, eso era una presión muy fuerte para mí.

“En el proceso creativo no tuve ningún acompañamiento de dirección y lo único que tuve fue al equipo de maquillaje que estaba igual de perdido que yo, incluso me decía, “habla, habla” y me daba pena, tienes que romper la pena, entender que los primeros días de rodaje son horribles, el acento es lo menos importante, es el léxico, todas las muletillas que usa el venezolano, que para la serie es llanero”, indicó.

Al final, después de pruebas, de poder dominar al personaje, el colombiano agradece el reto de haber podido interpretar al ex presidente, quien falleció víctima de cáncer en 2013, pues dijo, lo hizo recordar las tablas en la actuación.

“Ha sido una experiencia fabulosa, yo me siento muy agradecido con la vida, ha sido un redescubrimiento de la técnica, el reto que significó y la tranquilidad que tengo en este momento de decir que di todo lo que pude, yo hice lo que yo puedo hacer, ese es el actor que yo soy”.

En cuanto a la expectativa que pueda despertar, expresó que en lo personal, sólo espera que la gente sienta que en realidad está viendo a Hugo Chávez de nuevo, que logre conectar con su trabajo.

“Siento que después de estrenar “El patrón del mal”, el público no espera menos y ese es el gran reto y el gran riesgo y la responsabilidad, más allá nunca me he preocupado por los rating, excepto que sea un personaje que se crea, por encima de que estén de acuerdo o desacuerdo, ésta es una serie impredecible, cualquier cosa puede pasar, así que yo me limito a lo mío, no quiero hacerme más expectativas”.

El actor además confesó que poco a poco se está quitando al personaje de Pablo Escobar de encima, y ahora la gente en la calle comienza a decirle “Hugo”, aunque uno de sus mayores anhelos, dice, es convertirse en un actor importante.

“Ese es mi sueño en la vida a nivel profesional, y en ese camino uno no puede rechazar a este tipo de personajes que te dan la oportunidad de demostrarse a sí mismo qué tan actor eres y ahí viene el riesgo, porque como puede salir muy bien, puede salir muy mal y si llega a salir mal tienes casi que volver a empezar, por eso los acepto, porque yo tengo una relación con mi profesión muy a la largo plazo.

“Hugo Chávez. El Comandante” contó con la actuación de 600 actores, entre ellos Julián Román (quien viene de interpretar a Juan Gabriel en “Hasta que te conocí”), Stephanie Cayo, Gabriela Vergara, Jeanette Lehr, Viña Machado, Albi de Abreu, Paulina Dávila, Andrea Marulanda, César Manzano, Jimmy Vásquez, Vicente Peña, Francisco Denis y Natalia Reyes.

La serie está conformada por 60 capítulos de una hora de duración cada uno y el autor del proyecto es el ex funcionario, columnista y escritor venezolano Moisés Naím, considerado uno de los 100 líderes del pensamiento global por el Gottlieb Duttweiler Institut de Suiza y galardonado con el Premio Ortega y Gasset.

“El público se va a poder identificar tremendamente con esta serie, porque siento que Chávez es como la excusa para contar una cosa más profunda, un poco eso la transición de la política”, agregó.