Agustín Sauret, la voz de “Ned Flanders”, deja lejado: Javier Rivero

El recién fallecido actor de doblaje Agustín Sauret era una persona camaleónica, porque además de darle vida al personaje “Ned Flanders” de “Los Simpson”, contaba con una basta carrera en el mundo...

El recién fallecido actor de doblaje Agustín Sauret era una persona camaleónica, porque además de darle vida al personaje “Ned Flanders” de “Los Simpson”, contaba con una basta carrera en el mundo del entretenimiento.

Así lo informó Javier Rivero, locutor, actor y director de doblaje, quien lo conoció hace 30 años y considera que Sauret deja un legado con los personajes a los que prestó voz.

En entrevista con Notimex, explicó que tuvo la fortuna de trabajar a su lado en muchos proyectos, como en las series “Camino al cielo”, “Reportera del crimen”, “Dallas”, “Miami Vice”.

Dijo que Sauret, quien falleció a los 85 años, tenía una voz inigualable y además de ser un caballero, era una persona sumamente decente.

“Él hizo mucho teatro, fue uno de los actores predilectos de algunos directores, además estuvo en la radio, hizo un poco de televisión en algunas telenovelas, pero en lo que más destacó fue en el doblaje”, subrayó.

Comentó que él creció con su voz y que aunque uno de los más populares es el de “Flanders”, realizó muchos más, uno de los más icónicos fue el del “Doctor McCoy”, en la serie televisiva de “Star Trek, viaje a las estrellas”.

“Cuando llegué al doblaje, lo oí hablar y fue un regreso a mi infancia, a todas esas horas viendo esa serie, porque yo era fan de este programa; entonces fue maravilloso conocerlo y convivir con él muchas horas en el atril”, platicó.

Después cuando, Rivero, quien interpretó la voz de la “vaca”, en la caricatura “La vaca y el pollito”, empezó a dirigir, comentó que tuvo el privilegio de hacer mancuerna con don Agustín en varios largometrajes, como la animación “Melos, héroe legendario” y algunas series brasileñas.

“Empezó en los años 50 haciendo esto, entonces se volvió una de las voces más importantes del doblaje orgullosamente hecho en México”, afirmó.

De igual manera, relató que algo que admira de su trayectoria fue cómo utilizaba los tonos y la fuerza que daba en cada participación.

Rivero asegura que Sauret, en lo personal, era un poco serio, abstraído, hermético, no era fácil que conviviera mucho con la gente, ya que sólo llegaba al estudio de grabación, platicaba un poco y se retiraba.

Sin embargo, contaba con un círculo de amistades muy especial y era hogareño, muy unido a su familia.

“Yo nunca supe de ningún tipo de problema, o situaciones de conflicto con compañeros, era muy sensato, tranquilo y ecuánime”, añadió.

“Donde quiera que se encuentre mi reconocimiento y agradecimiento por permitirme ser alumno involuntario de su talento, de su voz, porque al trabajar juntos en esa época, fue hermoso el poder aprender de los grandes del doblaje”, concluyó.