Politécnicos estudian precursores para mitigar efectos de sismos

Investigadores del Instituto Politécnico Nacional (IPN) estudian precursores sísmicos como el gas radón (Rn), que se libera al registrarse la compresión de las rocas del subsuelo y provoca...

Investigadores del Instituto Politécnico Nacional (IPN) estudian precursores sísmicos como el gas radón (Rn), que se libera al registrarse la compresión de las rocas del subsuelo y provoca perturbaciones en la atmósfera.

El radón es un elemento tóxico que se encuentra debajo de la corteza terrestre y está vinculado con la temperatura y el campo magnético de la Tierra, explicó Mario Alberto Mendoza Bárcenas, investigador del Centro de Desarrollo Aeroespacial (CDA) de esa casa de estudios.

Pese a que el estudio de los fenómenos telúricos es incipiente en el país, la presencia del gas se asocia con un eventual sismo, por lo que los expertos desarrollan un módulo de carga útil que se integrará a un Cubesat (satélite pequeño de menos de un kilogramo de peso).

Ello, mencionó, para obtener información sistemática y objetiva con la que se analice la concentración de los gases raros como el radón en la capa terrestre.

El proyecto de los politécnicos permitirá mitigar los efectos de esos desastres naturales, aseguró el especialista, quien indicó que en México están identificadas las regiones con alta actividad telúrica como la brecha o zonas de silencio sísmico del estado de Guerrero, desde Zihuatanejo hasta Punta Maldonado, cerca de Oaxaca, en donde se pueden registrar movimientos de altas magnitudes.

Mendoza Bárcenas agregó que científicos en Europa ya examinan la relación de la temperatura, el campo magnético, la resistividad en el aire y el contenido total de electrones de la ionósfera con los movimientos telúricos.