Siria toma control del río y la estación que suministra agua a Damasco

Las fuerzas del gobierno sirio recuperaron hoy la principal fuente de agua de Damasco, la estación de bombeo del área de Wadi Barada, donde izaron la bandera nacional, como parte de un acuerdo con...

Las fuerzas del gobierno sirio recuperaron hoy la principal fuente de agua de Damasco, la estación de bombeo del área de Wadi Barada, donde izaron la bandera nacional, como parte de un acuerdo con rebeldes que controlaban la zona.

El gobernador de Damasco, Alaa Ibrahim, afirmó este sábado que las unidades de ingeniería del Ejército de Siria comenzaron de inmediato el desmantelamiento de artefactos explosivos improvisados y minas en el interior de la estación de bombeo de al-Figeh.

Ibrahim afirmó que el ejército sirio restableció el control de al-Figeh tras la salida de los rebeldes que acordaron deponer sus armas y la expulsión de los combatientes islamistas también presentes en la zona y que se resistían a dejar sus posiciones.

La recuperación de la estación de bombeo es vital para la restaurar el suministro de agua a Damasco y zonas aledañas, donde más de cinco millones de personas sufren escasez desde finales de diciembre, cuando quedó el flujo interrumpido debido a los combates en Wadi Barada.

La televisión estatal siria mostró imágenes de la bandera nacional ondeando sobre la instalación de bombeo, mientras que el grupo activista Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH) confirmó el ingreso del ejército a la zona.

El gobernador de Damasco señaló que una vez que las tropas sirias tomaron el control, ingenieros militares comenzaron a “peinar” el área para detectar y desactivar minas y explosivos, de acuerdo con despachos de la agencia estatal de noticias SANA.

Explicó que se llegó a un acuerdo con los rebeldes sobre la resolución de la situación jurídica del lugar y la salida segura de los militantes que no querían participar en la solución del lecho del río Barada para ser trasladados a Idlib con sus familias.

De acuerdo con los reportes, la salida de los rebeldes hacia Idlib fue aplazada para mañana domingo debido al mal tiempo, pues este sábado se registra lluvia y la temperatura descendió a un mínimo de 5 grados centígrados, por lo que se espera la caída de nieve.

El Departamento sirio de Meteorología precisó que la temperatura aumentará de manera ligera y gradual a partir de mañana domingo.

Ibrahim aseguró que los equipos de mantenimiento que repararán la infraestructura entrarán a la estación también hasta mañana, después que las unidades ingeniería hayan concluido la revisión y se garantice la seguridad.

Por su parte, el ministro sirio de Recursos Hidráulicos, Nabil al-Hassan, dijo que los equipos de mantenimiento iniciarán reparaciones inmediatas de emergencia para devolver el agua a Damasco, aunque los arreglos completos se llevarán a cabo de manera gradual.

El acuerdo para liberar el lecho del río Barada y la estación fue anunciado el pasado 13 de enero, cuando el mismo Ibrahim informó que trabajadores entraron a al-Figeh para hacer una evaluación de los daños tanto en el interior como en el exterior del lugar.

Detalló entonces que los trabajos de reparación de la construcción, la maquinaria y las tuberías se realizarían de manera continua las 24 horas del día, a fin de reanudar la distribución de agua lo más pronto posible.

Al-Fijeh se encuentra en el valle de Wadi Barada, 18 kilómetros al noroeste de la capital, donde los rebeldes habían establecido varias bases desde 2012, por lo que convirtió en uno de los frentes de batalla más feroces de la guerra civil en Siria.