Venezuela reitera protesta contra vicepresidente de Colombia

El gobierno venezolano reiteró hoy su protesta por unas declaraciones del vicepresidente colombiano Germán Vargas Lleras sobre los ciudadanos de este país, las que calificó como “denigrantes...

El gobierno venezolano reiteró hoy su protesta por unas declaraciones del vicepresidente colombiano Germán Vargas Lleras sobre los ciudadanos de este país, las que calificó como “denigrantes, discriminatorias e insolentes”.

En una declaración, la cancillería advirtió que ejercerá acciones ante la justicia internacional contra Vargas Lleras, quien se refirió a los venezolanos con el término “venecos”, pero luego aclaró que no tenía intenciones de ofender.

El gobierno venezolano exigió la víspera, en un primer comunicado, una disculpa pública del vicemandatario colombiano, quien sostuvo que no quiso ofender a los venezolanos y afirmó que el término que utilizó en un acto en el departamento Norte de Santander era “amable”.

El motivo de fondo de la controversia es que Vargas Lleras advirtió que se construirán viviendas pero no para “venecos”, debido a que la legislación colombiana no permite que estas obras que construye el gobierno colombiano puedan ser entregadas a extranjeros.

“Pretender justificarse en supuestos resguardos legales es un reconocimiento formal de la violación flagrante al orden internacional de derechos humanos, incluido el sistema interamericano”, recalcó este sábado la cancillería venezolana.

“Las declaraciones del señor Vargas Lleras reivindican el término ofensivo, denigrante y ominoso de las oligarquías santanderistas para referirse al pueblo de Venezuela”, insistió.

Añadió que la prohibición “contrasta con la solidaridad y generosidad” venezolana con “millones de hermanos colombianos que vinieron a nuestro suelo escapando de la espantosa violencia y de la atroz discriminación que esas oligarquías instauraron en Colombia por siglos”.

Dijo que el informe de 2015 del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) demostró que Colombia "era el país con mayor desplazamiento humano interno”, y que Venezuela “es aún su principal país de acogida”.

Asimismo dijo que Venezuela lamenta la actitud “reincidente y violatoria del orden jurídico en materia de derechos humanos de una alta autoridad del Estado colombiano y ejercerá las acciones que correspondan ante los órganos de justicia internacional”.