Paola, la primera niña con dos implantes cocleares

La pequeña Paola ríe, una y otra vez, mientras escucha un mensaje de voz y, al mismo tiempo, manda saludos y besos tronados a través de su teléfono móvil. Es la segunda semana del año y ella espera...

La pequeña Paola ríe, una y otra vez, mientras escucha un mensaje de voz y, al mismo tiempo, manda saludos y besos tronados a través de su teléfono móvil. Es la segunda semana del año y ella espera contenta la activación de su segundo implante coclear en la sala de la fundación Amaoír.

Ahí su mamá, Tere Escorza Chávez, comenta que a Paola Fernanda le diagnosticaron hipoacusia bilateral profunda -sordera- cuando apenas tenía un año de edad y, por ello, 15 meses después, le colocaron su primer "oído electrónico" del lado derecho.

"Sin él (implante), ella no podría escuchar, aunque le pongamos un avión a su lado", expone la señora, quien indica que hoy en día siguen sin conocer el por qué perdió la audición en ambos oídos.

El pasado 7 de diciembre, a la pequeña de 8 años de edad le instalaron el segundo dispositivo, esta vez del lado izquierdo, y se convirtió en la primera beneficiada de la campaña "Escucha con dos oídos".

El presidente de la Asociación Mexicana para la Audición, Ayúdanos a Oír (Amaoír), Gonzalo Corvera Behar, explica que el implante coclear es el único dispositivo capaz de sustituir un sentido.

Se trata de un "oído electrónico" que, a diferencia de los aparatos convencionales, hace las funciones que el oído debería hacer de manera natural, es decir, capta el sonido, analiza sus frecuencias y estimula distintos puntos del nervio auditivo con base en la intensidad del ruido.

El especialista comenta a Notimex que el implante coclear está compuesto por dos elementos: uno está constituido por electrodos que, mediante una intervención quirúrgica, son colocados en el caracol auditivo para comunicarse con el nervio. Éste es instalado debajo de la piel.

El segundo es un aparato externo que, apoyado de una antena receptora y otra magnética (imán), es puesto detrás de la oreja y es el encargado de captar los sonidos, analizarlos y mandar una señal digital a la parte interna.

Corvera Behar, quien realiza el implante coclear desde 1986 en México, afirma que el dispositivo innovador ayuda a los niños que nacen sordos, y a quienes sufren la pérdida de audición a causa de una infección o complicación al nacer, a oír y comunicarse con su entorno.

Señala que, de acuerdo con estudios realizados en otros países, los niños con audición bilateral, como es ahora el caso de Paola, tienen mayores probabilidades de tener una mejor calidad de vida, integrase a escuelas regulares e interactuar con niños normoyentes porque el proceso de rehabilitación es más sencillo.

De ahí la importancia de una implantación temprana, enfatiza el experto en cirugía del oído, al exponer que en menores de cuatro años todavía puede alcanzarse ese objetivo, sin embargo, quienes superen esa edad tienen 50 por ciento menos de posibilidad de tener un lenguaje comparable después de 10 años.

Esto porque los niños aprenden a hablar desde el día de su nacimiento. A los tres años deben oír al menos 30 mil palabras a diario para desarrollar sus capacidades lingüisticas necesarias para tener éxito en la escuela, por ejemplo.

La señora Escorza Chávez argumenta que el proceso de rehabilitación de Paola ha sido complicado, porque nació con "la ausencia del sonido" y, debido a esto, fue conveniente llevarla a terapias que emplean el método auditivo verbal para reforzar el lenguaje.

Dice que si bien una de las alternativas era la de enseñarle Lengua de Señas Mexicanas (LSM), ésta resultó la menos recomendada porque, después del implante coclear, ella debía aprender a escuchar y, al mismo tiempo, desarrollar el habla.

"Nos costó trabajo y ha sido díficil llegar a donde estamos, pero todo esto tiene beneficios y bondades que hoy venimos a solicitar el segundo (dispositivo). Para mí es tan increible saber que tu hija nació sorda y mirar que esto le permite comunicarse", expresa.

Mientras tanto, Paola Fernanda deja un momento su celular para posar a las cámaras, como si de una modelo se tratara, y minutos después abraza a sus peluches, dos monos que la acompañaron en la activación de su segundo "oído electrónico".

Su mamá cuenta que la equinoterapia es una de sus actividades favoritas y disfruta jugar tenis, tener clases de música, en donde toca el violín, y estar con su hermana. "Es una niña muy activa y hace actividades muy rudas", añade.

El doctor Corvera Behar comenta que México carece de estadísticas sobre estos pacientes, pero estima que hay por lo menos dos mil personas implantadas y 800 podrían ser candidatos a recibir un segundo dispositivo.

La sordera es una discapacidad que afecta a casi 700 mil personas en México, de acuerdo con el último Censo de Población y Vivienda del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Estos datos colocan a la pérdida auditiva en tercer lugar a nivel nacional, con 12.1 por ciento, tan solo después de la vista, 27.2 por ciento, y caminar o moverse, con 58.3 por ciento.

Ante esto, el también presidente del Instituto Mexicano de Otología y Neurotología exhorta a los padres de familia a estar al pendiente de los recién nacidos, a fin de detectar a tiempo algún problema de sordera mediante la aplicación de una prueba de tamiz auditivo neonatal.