Nanotecnología podría llevar a la cura de la esclerosis múltiple

El futuro de los tratamientos contra la esclerosis múltiple está en la nanotecnología, explicó el neurólogo Miguel Ángel Macías Islas, durante la segunda cumbre sobre esclerosis múltiple que se lleva...

El futuro de los tratamientos contra la esclerosis múltiple está en la nanotecnología, explicó el neurólogo Miguel Ángel Macías Islas, durante la segunda cumbre sobre esclerosis múltiple que se lleva a cabo en esta ciudad.

En entrevista con Notimex, explicó que actualmente hay al menos 60 medicamentos experimentales, muchos de los cuales aun no se prueban en humanos, que prometen mejores tratamientos, pero encontrar una cura definitiva podría llevar 20 años más, pues primero es preciso encontrar la causa.

Sin embargo, recordó que pasar de los medicamentos inyectados a los orales más nuevos ha sido una verdadera revolución en el tratamiento de la esclerosis múltiple, pues ahora son más seguros, eficaces y cómodos para el paciente, aunque aún no están al alcance de todos por su costo.

Aproximadamente la mitad de los pacientes dejan el tratamiento de inyecciones diarias pues se hartan, muchos incluso prefieren tratamientos alternativos que no funcionan, advirtió el experto integrante del Sistema Nacional de Investigadores del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

Los tratamientos más nuevos son orales y su costo es cercano al millón de pesos anual, pero solo se tienen que tomar una semana del año. En este momento los pacientes pueden aspirrar a un estado que los doctores llaman "Neda" y significa "Ninguna evidencia de la enfermedad" es decir, queda inactiva por periodos muy largos.

"Si evoluciona más la nanotecnología como se espera, podríamos pensar en procesos de remielización" es decir, que la mielina del cerebro se regenere.

En ese sentido, recordó que la esclerpsis múltiple consiste en que los anticuerpos del propio organismo atacan la mielina que envuelve las neuronas, la inflaman y la destruyen impidiendo las conexiones entre neuronas.

En casos graves matan las neuronas y el tejido cerebral, lo que se conoce como atrofia cerebral. Por eso los medicamentos actuales disminuyen la inflamación y evitan que la mielina se destruya, además de que mantienen las defensas del organismo bajas para que los ataques auntoinmunes sean menores.