México invita a visitar los Santuarios de la Mariposa Monarca

El fenómeno natural del arribo de la Mariposa Monarca, que impulsa el desarrollo económico de la región al recibir a más de 150 mil visitantes en cada temporada, puede ser admirado hasta el 31 de...

El fenómeno natural del arribo de la Mariposa Monarca, que impulsa el desarrollo económico de la región al recibir a más de 150 mil visitantes en cada temporada, puede ser admirado hasta el 31 de marzo en los Santuarios ubicados en los estados de México y Michoacán.

De acuerdo con la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), esos lugares están a resguardo del gobierno de la República, a través de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP).

En dichos bosques, se puede apreciar los racimos de monarcas que penden de oyameles, pinos y encinos, mientras un cielo naranja se despliega sobre las cabezas de los paseantes cuando al unísono miles de estos insectos alzan el vuelo y el sonido de su aleteo rememora la lluvia.

El turismo ecológico se ha convertido en la principal actividad, ya que con anticipación a la masiva llegada del insecto, las comunidades de la región se preparan para ofrecer visitas guiadas, transporte y servicios adicionales en los santuarios, como la renta de caballos y bicicletas, o la venta de alimentos y artesanías.

Mientras tanto, millones de mariposas Monarca realizan su portentoso viaje que inicia en Canadá y atraviesa Estados Unidos en un recorrido de más de 100 kilómetros diarios durante un mes, hasta arribar a los santuarios mexicanos que las protegen de eventos climáticos extremos y les permiten acumular las grasas que les servirán de combustible en la migración de regreso.

Su trayecto de aproximadamente cuatro mil kilómetros los lleva a los bosques donde hibernaron sus ancestros de cuatro generaciones, utilizando un sofisticado sistema de navegación basado en la luz del sol que las orienta hacia la reserva de la biósfera.

Aunque las primeras mariposas llegan a principios de noviembre a esos bosques, la mejor época para visitar los santuarios es entre diciembre y febrero, cuando ya se han establecido en sus sitios de hibernación.

Por ello, destacó que si los turistas desean conocer un poco más de los estados de Michoacán y México, recorrer los pueblos mágicos de Angangueo y El Oro les dejará gratas experiencias.

Desde el 23 de noviembre y hasta el 31 de marzo de 2017 estarán abiertos al público en general los siguientes santuarios: en Michoacán: El Rosario, El Asoleadero, Senguio y Sierra Chincua, en el Estado de México: Capulín y Macheros, municipio de Donato Guerra; La Mesa, municipio de San José del Rincón, y Piedra Herrada, municipio de San Mateo Almololoa.