China ha desarrollado diversas religiones y filosofías

La Cultura China no profesa una única religión, sino que está conformada por diferentes filosofías y múltiples religiones diferentes, y cuenta con más de 100 millones de creyentes de sus diversas...

La Cultura China no profesa una única religión, sino que está conformada por diferentes filosofías y múltiples religiones diferentes, y cuenta con más de 100 millones de creyentes de sus diversas religiones y 85 mil instalaciones para prácticas religiosas.

La religión tradicional china es una forma de politeísmo y sincretismo que incluye la veneración a diversos ancestros, el culto a diversos dioses naturales e incluso la mezcla entre religiones, de acuerdo con información de Global Asia S.L.

En China la libertad de religión es un derecho constitucional de cada ciudadano y su carta magna establece:

“Los ciudadanos de la República Popular de China son libres de profesar creencias religiosas, y ningún organismo del Estado, organización social o individuo puede obligar a un ciudadano a profesar una religión o dejar de practicarla”.

Una característica de esa religión y filosofía es su amor a la Tierra y la prosperidad de los seres que la habitan.

El culto a los ancestros es una de las prácticas religiosas más extendida en China, desde las primeras manifestaciones de su cultura hasta nuestro días.

En cuanto al budismo tibetano, este es importante en la Región Autónoma del Tibet, la Región Autónoma de Mongolia Interior y la provincia de Qinghai y cuenta con más de siete millones de creyentes.

Respecto a los creyentes del budismo en idioma Bali, se encuentran en zonas como la provincia de Yunnan, en Xishuangbanna (etnia Dai), la de Dehong (Dai y Jingpo) y el área de Simao. En total se piensa que esta escuela cuenta con poco más de un millón se seguidores, de acuerdo con la misma fuente, especializada en la cultura de esa nación.

El budismo es una tradición de pensamiento que nació hace casi dos mil años, en el siglo II d.C., durante la dinastía Tang, y según los estudiosos comenzó su verdadera expansión en el siglo IV. Es considerada actualmente como una de las religiones más importante del país y es practicada por más de mil millones de personas en el mundo.

Cree en la pureza de la mente y la acción, y en la acumulación del karma haciendo buenas acciones y evitando las malas.

El budismo chino tiene tres escuelas diferentes en su lenguaje. Actualmente se puede encontrar en tibetano y en idioma Bali (o budismo del sur). Entre todas las escuelas se estima que hay 200 mil monjes, hombres y mujeres.

Por su parte, el taoísmo también tuvo su origen chino en el siglo II y en la actualidad cuenta con más de mil 800 años de historia, mil 500 templos taoístas y más de 25 mil monjes y monjas taoístas.

El objetivo fundamental de los taoístas es alcanzar la inmortalidad y su filosofía representa una mezcla entre el budismo y el confucianismo.

Por otro lado, el islamismo es otra de las religiones más practicadas en China desde su llegada en el siglo VII a través de la Ruta de la Seda y el paso de los comerciantes árabes a China.

Es una de las religiones de las minorías con 15 millones de musulmanes, situados en su mayoría en la zona de Uigur de Xingiang, Ninxia, Gansu o Yunnan y 30 mil mezquitas en todo el país; hay más de 40 mil sacerdotes y clérigos islamistas.

Global Asia añade que el confucianismo, también conocido como confucionismo, es el principal sistema de pensamiento en China, aunque no se define exactamente como religión, y se desarrolló a partir de las enseñanzas de Confucio, basadas en la sabiduría empírica y en las relaciones sociales.

Esta religión se extendió a desde China a Corea, Japón y Vietnam, y aunque llegó a ser la filosofía oficial del Estado chino, nunca ha existido como religión establecida con una iglesia y un clero, sino como filosofía de vida.