Analistas alertan de perjuicios para EUA por impuesto a importaciones

Consumidores, empresas y trabajadores estadunidenses serían los perjudicados si se aplica el impuesto de 20 por ciento propuesto por la Casa Blanca a las importaciones mexicanas, coincidieron hoy...

Consumidores, empresas y trabajadores estadunidenses serían los perjudicados si se aplica el impuesto de 20 por ciento propuesto por la Casa Blanca a las importaciones mexicanas, coincidieron hoy economistas, analistas y medios de comunicación.

El director ejecutivo de la Federación Nacional de Minoristas (NRF), Matt Shay, aseguró que cualquier alza en los impuestos a las importaciones sería trasladado a los consumidores de Estados Unidos.

La revista Fortune indicó que la NRF ya estableció contacto con representantes del Congreso estadunidense para explicar el daño que causaría a sus asociados imponer un impuesto de 20 por ciento a las importaciones mexicanas, propuesto para financiar el costo del muro entre México y Estados Unidos.

“Pretender que las empresas mexicanas realmente paguen es una distorsión. Son los consumidores de Estados Unidos los que pagarían muchos de esos costos”, declaró a Fortune, el profesor de Economía en la Universidad de Georgetown, Bradford Jensen.

Pese a la aparente simpleza de la propuesta, hay una profunda confusión respecto a la manera en que se implementaría el impuesto de 20 por ciento a importaciones desde México, indicó.

El aumento impositivo podría ser parte de un proyecto del Congreso estadunidense para crear un “impuesto de ajuste fronterizo”, que gravaría todas las importaciones a Estados Unidos con el propósito de compensar una baja en los gravámenes corporativos, expusieron analistas.

Este impuesto, sin embargo, no generaría recursos adicionales para financiar el muro. Un impuesto dirigido en específico a México, abriría una guerra comercial que anularía los beneficios de incrementar impuestos a las importaciones, explicaron.

Asimismo, una tarifa dirigida a México daría pie a una disputa en el Organización Mundial de Comercio (OMC) que seguramente sería desfavorable para Estados Unidos, indicaron economistas.

La forma que tomará el impuesto o tarifa, sin embargo, aún no está clara.

Horas después de comentar la propuesta, el vocero de la Casa Blanca, Sean Spicer, precisó que el impuesto era sólo “una idea”, y añadió que no era la labor de la oficina presidencial diseñar la política fiscal del país.

El economista Paul Krugman, galardonado con el Premio Nobel de Economía, criticó esa propuesta a través de un mensaje en su cuenta de la red Twitter:

“El incidente sobre la tarifa mexicana es verdaderamente asombrosa porque muestra disfuncionalidad, ignorancia e incompetencia en múltiples niveles”, enfatizó.

El diario The New York Times consideró por su parte que la propuesta del impuesto es “un berrinche” del presidente estadunidense Donald Trump, así como la última de sus “mentiras, ideas políticas peligrosas y amenazas”.

“Un impuesto sobre las importaciones mexicanas sería pagado por los consumidores estadunidenses y las empresas que compran esos bienes. Los estadunidenses pagarían por el muro, no los mexicanos”, indicó.

Apuntó que permitir que Trump gobierne basado en sus impulsos “podría tener consecuencias desastrosas para los trabajadores y consumidores de ambos países, dada la estrecha relación entre las dos economías” a partir del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

“Imponer un arancel a México significaría retirarse del TLCAN, un movimiento que perjudicaría gravemente el flujo de componentes y bienes en toda América del Norte y paralizaría la producción en fábricas en Estados Unidos y Canadá”, precisó el diario.