Ataque contra campamento militar en Malí deja al menos 47 muertos

Decenas de personas murieron en un ataque suicida perpetrado hoy con un camión lleno de explosivos contra un campamento militar en la localidad de Gao, en el noroeste de Malí, informaron funcionarios...

Decenas de personas murieron en un ataque suicida perpetrado hoy con un camión lleno de explosivos contra un campamento militar en la localidad de Gao, en el noroeste de Malí, informaron funcionarios locales.

La cifra provisional de víctimas presentada por el Ejército maliense es de 47 muertos, incluidos cinco atacantes, y 115 heridos, aunque fuentes médicas dieron cuenta de hasta 67 decesos y advirtieron que el número aumentaría debido a la gravedad de algunos lesionados.

El ataque se registró la mañana de este miércoles en el campamento base del Mecanismo Operativo Conjunto en Gao, que es hogar de soldados malienses y excombatientes que firmaron un acuerdo de paz con el gobierno en 2015 para frenar la violencia en la región.

Militares y exrebeldes llevan a cabo patrullajes conjuntos para combatir -en virtud del acuerdo de paz- a los insurgentes en el intranquilo desierto del norte del país, de acuerdo con reportes del sitio web de noticias Africanews.

Hasta ahora nadie ha reivindicado el ataque, pero las autoridades sospechan de los rebeldes islamistas que habitan en el desierto, los cuales iniciaron una rebelión en enero de 2012 y en abril siguiente proclamaron la independencia del estado de Azawad, en el norte de Malí.

Según los reportes, el camión bomba llegó al campamento a la misma hora en que cientos de hombres se reúnen para comenzar los patrullajes, el conductor engañó la vigilancia y entró al lugar.

El gobierno del presidente maliense, Ibrahim Boubacar Keita, declaró un periodo de luto de tres días tras el atentado, considerado como el peor registrado en años.

La agresión se produjo pocos días después de que el presidente francés Francois Hollande visitó el campamento para saludar a los soldados y exrebeldes que protegen a Malí.

Francia envió tropas al país a petición del gobierno local a principios de 2013 para impedir un avance de los rebeldes armados hacia la capital Bamako, luego de haber capturado en 2012 la ciudad de Gao en el norte.

Las fuerzas francesas expulsaron a los rebeldes de Gao, considerada la ciudad más segura en el norte maliense, ya que cuenta con múltiples puestos de control del ejército francés y de la Misión de las Naciones Unidas (ONU) a lo largo de las principales carreteras.

El gobierno de Malí firmó el acuerdo de paz con los rebeldes armados seculares, pero los combatientes islamistas juraron lealtad tanto a la red Al Qaeda como al grupo radical Estado Islámico (EI) y continúan lanzando ataques.