España enfrenta reto de bajar déficit público en 2017

El cumplimiento del compromiso de España con la Unión Europea (UE) para bajar su déficit público figura entre los principales retos económicos del gobierno español, obligado a subir impuestos y...

El cumplimiento del compromiso de España con la Unión Europea (UE) para bajar su déficit público figura entre los principales retos económicos del gobierno español, obligado a subir impuestos y reorganizar sus cuentas para alcanzar la meta.

El ejecutivo de Mariano Rajoy, que inició sus funciones tras casi un año en interinato, debió retrasar el paquete económico de 2017, año para el que fijó un objetivo de déficit de 3.1 por ciento, como pide la Comisión Europea (CE).

En 2016 el déficit público cerraría en el rango de 4.6 a 4.4 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), y el ejecutivo necesita hacer un ajuste de gasto, estimado en cinco mil 500 millones de euros, e incrementar la recaudación para bajarlo en 2017.

En una reciente entrevista con Notimex, el director de Economía del IE Business School, Rafael Pampillón, dijo que “el factor de riesgo” (de la economía española) es la deuda que genera el déficit público, en niveles altos respecto del PIB, por lo que es el Talón de Aquiles.

Recordó que en el verano pasado España pudo salvarse de una multa de la CE por el elevado déficit, y por ello el compromiso más rígido de que no supere el 4.6 por ciento en 2016 y el 3.1 por ciento del PIB en 2017.

Asimismo, precisó que un descuido de este indicador conllevaría posibles sanciones del ejecutivo europeo, pero además generaría impactos en la prima de riesgo y la calificación de agencias de evaluación crediticia.

El Banco de España prevé que tras el cierre del indicador en 2015 en 5.1 por ciento, en 2016 pueda ser de 4.4 por ciento, y en 2017 de 3.6 por ciento si no se hacen los ajustes.

El gobierno español presentó el 2 de diciembre el nuevo cuadro macroeconómico de 2017 (base para elaborar los Presupuestos) que prevé el límite de gasto en 118 mil 337 millones de euros, que son cinco mil millones de euros menos que este año.

El plan aprobado incluye para 2017 modificaciones y alzas de impuestos a las sociedades, especiales al alcohol, tabaco, y bebidas azucaradas, así como la lucha contra el fraude fiscal, para subir en siete mil 500 millones de euros la recaudación respecto a este año.

Con ello, el Ejecutivo español plantea que el déficit público sea de 3.1 por ciento en 2017, y la deuda pública sobre el PIB de 99 por ciento.

Sin embargo, el Banco de España estima que el déficit será de 3.6 por ciento en 2017 frente al 3.1 por ciento que fija el gobierno; de 3.2 por ciento para 2018 en contra del 2.2 por ciento del gobierno, y 2.8 por ciento para 2019 ante el 1.3 por ciento del ejecutivo.

Además, dio a conocer que la deuda pública en el tercer trimestre del año llegó a equivaler el 100.3 por ciento del PIB, lejos del objetivo de 99.4 por ciento que fijó el gobierno para todo el año.

El gobierno insiste en que cumplirá el objetivo de 2016 al cerrar el cuarto trimestre, y que para 2017 bajará la relación de la deuda a 99 por ciento, en 2018 a 97.7 por ciento y en 2019 a 95.4 por ciento del PIB.